Generalitat de Catalunya
[ Generalitat de Catalunya ]
Historia de los descubrimientos y de la investigación del arte rupestre en Cataluña.

La historia de los descubrimientos de yacimientos con pinturas rupestres en Cataluña es muy reciente -no tiene más de 70 años- y se puede decir que su tratamiento de manera científica aún lo es más.

Estos descubrimientos, en su mayor parte, no han sido nunca fruto de un trabajo metódico ni de un programa de investigación por parte de los prehistoriadores, sino que han sido realizados por aficionados y gente del país y se han producido de forma casual.

Los primeros descubrimientos se remontan al año 1830, cuando Fèlix Torres Amat presentó una memoria a la Reial Acadèmia d'Història en la cual daba a conocer dos yacimientos: el Portell de les Lletres y el Abric de Baridana, los dos en Montblanc, aunque no los interpretaba como conjuntos con pinturas. No es hasta el cambio de siglo (1900-1910) y pasados 70 años que se conocerá un nuevo yacimiento, la Roca dels Moros de Cogul. La noticia de este descubrimiento llamó la atención a numerosos investigadores europeos y representó, sin ninguna duda, el motor que impelió la búsqueda y las investigaciones en el campo de las manifestaciones rupestres en Cataluña.

Después de Cogul, en el año 1914, Henri Breuil, sacerdote y prehistoriador francés (1887-1961), fue informado del descubrimiento de la Cova Pintada d'Alfara (Baix Ebre), la cual dió a conocer en su obra dedicada a las pinturas rupestres esquemáticas de la Península Ibérica el 1935.

Durante la década siguiente, 1920-1930, aumentan los descubrimientos de este tipo de manifestaciones pictóricas a causa, fundamentalmente, del trabajo realizado por Bosch i Gimpera y J. Colominas desde el Servei d'Investigacions Arqueològiques del Institut d'Estudis Catalans, servicio que fue creado el año 1914.

Entre sus actividades destacan las prospecciones en la sierra de Tivissa y Vandellòs, que dieron como resultado el descubrimiento de diez yacimientos en el área de Montblanc: Tivissa, Vandellòs y el Perelló. Entre los descubrimientos destaca el yacimiento de Cabra Feixet.

Entre los años 1927 y 1950, Salvador Vilaseca descubre varios conjuntos con pinturas. Su trabajo, conjuntamente con el de otros estudiosos como por ejemplo J. Estrada, dibuja para estas décadas el panorama siguiente.

Durante la década de los 30 no se produce ningún hallazgo nuevo. En la década siguiente se localizan dos yacimientos: el de Baridana y el de Mas d'en Llort (Montblanc). En la década de los 50 se descubren tres conjuntos, uno de los cuales es la Pedra de les Orenetes, en la Roca del Vallès. Este conjunto, algunas de las figuras del cual presentan grandes similitudes con las de Cogul, representó una interesante novedad por su situación en el extremo nordeste.

Durante los años 60 se descubren dos conjuntos: Roc del Rumbau en Peramola y la Moleta de Cartagena en Sant Carles de la Ràpita; este último conjunto, el primero con pintura de la época paleolítica descubierto en Cataluña, desapareció al poco tiempo de ser descubierto en circunstancias extrañas (parece ser que la estalagmita que servía de soporte a la pintura fue arrancada de la cavidad).

En la década de los 70 se descubrieron dieciocho nuevos yacimientos, correspondientes a conjuntos tan importantes como el de la Serra de la Pietat, el de Aparets o el de Antona.

A partir de 1980 se descubrieron nuevos conjuntos con pinturas rupestres, entre los cuales figuran el de la Vall d'Ingla, Roca Roja, Cova del Cogulló, Mas del Gran, Abrics de Gallicant, etc.

Recientemente se han descubierto dos nuevos conjuntos: la Cova del Taller y la Balma dels Punts.

A continuación se presenta brevemente la historia de los descubrimientos y de la investigación de los cuatro conjuntos con pinturas rupestres que se presentan aquí: la Cova dels Vilasos o dels Vilars, Cabra Feixet, la Roca dels Moros de Cogul y los Abrics d'Ermites de la Serra de la Pietat.

Aunque las pinturas de la Cova dels Vilasos o dels Vilars ya eran conocidas desde hacía tiempo por un vecino de Os de Balaguer, el Sr. Josep M. Borràs i Viu, el descubrimiento de éstas no fue comunicado oficialmente hasta el año 1973. Posteriormente la investigación del conjunto fue realizada por Luis Diez-Coronel y el Dr. Joan Maluquer de Motes i Nicolau. Durante el año 1986 las pinturas fueron objeto de una documentación exhaustiva, en el marco del Proyecto "Corpus de Pintures Rupestres de Catalunya", llevado a cabo por el Servei d'Arqueologia de la Generalitat de Catalunya.

Las pinturas de Cabra Feixet fueron reconocidas como prehistóricas el año 1922, durante la segunda expedición efectuada por el equipo de P. Bosch Gimpera y Josep M. Colominas. La existencia de estas pinturas era conocida por los pastores y payeses de la zona, que lo comunicaron al Sr. Joan Margalef y éste al equipo del Institut d'Estudis Catalans. La documentación de estas pinturas se llevó a cabo durante el año 1988.

Las primeras noticias sobre la existencia de las pinturas rupestres de la Roca dels Moros de Cogul fueron facilitadas por el Sr. Ramon Huguet el año 1908. Los primeros investigadores que realizaron un estudio del friso fueron Ceferino Rocafort y Julio Soler, del Centro Excursionista de Catalunya. Este centro patrocinó el estudio y publicó en su boletín la primera reproducción de las pinturas. La noticia de este descubrimiento se difundió rápidamente por el mundo científico ya que representaba una innovación dentro de las manifestaciones prehistóricas en Cataluña y también en el resto de la Península. En aquellos años, el conjunto fue estudiado por el Abad J. Breuil, que consideró que el conjunto demostraba la existencia de un arte "paleolítico" en abrigos al aire libre desconocidos hasta el momento: algunos de los elementos faunísticos representados en la Roca dels Moros en un yacimiento clave para el estudio del arte rupestre y uno de los más importantes y conocidos de la Península. Durante la década siguiente, el conjunto fue estudiado por diversos investigadores como J. Cabré, L. Mariano Vidal, C. Rocafort y Begoüen, pero el trabajo más importante fue el realizado por Cabré el año 1915. Alrededor de 1920, P. Bosch Gimpera y J. Colominas visitaron la estación rupestre y publicaron una obra sobre el arte rupestre en Cataluña incluyendo Cogul. El año 1947 Almagro incluye su interpretación de Cogul en la Historia de España y en el volumen I de Arte Prehistórico Español. Posteriormente (1952) este autor publicó una monografía sobre el conjunto y el 1957 realizó una revisión de los grabados. La documentación de estas pinturas se llevó a cabo durante el año 1986, descubriéndose diversos motivos, fundamentalmente grabados, hasta entonces inéditos.

El descubrimiento de las primeras pinturas rupestres del conjunto de los Abrics d'Ermites de la Serra de la Pietat (Abric d'Ermites V) fue realizado el dia 31 de marzo de 1975 por algunos miembros del Equipo Infantil de Espeleología del "Centre Cultural Recreatiu" de Ulldecona. Posteriormente, Josep y Joaquim Romeu realizaron las primeras prospecciones localizando, el dia 27 de abril del mismo año, dos nuevos abrigos con pinturas (Abrics d'Ermites IV i VII). Meses después, E. Galvez, informó que durante unas exploraciones realizadas en la zona el año 1950 ya había observado algunas pinturas en el Abric d'Ermites IV o Cova Fosca. El 4 de mayo de 1975, Josep Romeu y Ramon Viñas localizaron un nuevo abrigo (Abric d'Ermites VIII). La aparición de este nuevo panel con pinturas motivó la necesidad de continuar las prospecciones por toda la Serra de la Pietat. Los días 10 y 11 de mayo, Josep y Joaquim Romeu, Domènec Miquel, Ramon Ten y Ramon Viñas localizaron los Abrics d'Ermites I, II y IIIa (éste último entonces llamado III). Del 17 al 19 de mayo, durante los trabajos de alzados topográficos, Consol Martín descubrió las pinturas de otra cavidad (Abric d'Ermites VI) que habían pasado inadvertidas. El 27 de diciembre de 1975 Ramon Viñas localizó el Abric d'Ermites IIIb. A partir de este descubrimiento, el abrigo III se dividió en IIIa y IIIb. Debajo de la cornisa que presenta el Abric d'Ermites V, en las paredes medio erosionadas de la parte externa, Ramon Viñas descubrió el año 1980 unas nuevas pinturas rupestres (Abric d'Ermites V exterior) y a mediados de 1980, junto con Marc Viñas y Elisa Sarria descubrió el Abric d'Ermites IX. El año 1986, Ramon Viñas presentó su Memoria de Licenciatura El Conjunto Rupestre de la Serra de la Pietat, Ulldecona-Freginals (Tarragona), donde se hace una descripción exhaustiva de todos los abrigos que forman parte de este conjunto. Durante los años 1988-1989 las pinturas fueron objeto de una documentación exhaustiva -quedando pendiente, sin embargo, la documentación de la parte interna del Abric d'Ermites VI- dentro del proyecto "Corpus de Pintures Rupestres de Catalunya".


Related Links

Partner Links