ArqueoMurcia
> Revista ArqueoMurcia > nº 2, 2004> MEMORIA ACERCA DE LAS MEJORAS PARA LA PLAZA DE CARTAGENA, POR EL CORONEL DE INGENIEROS SALVADOR MEDINA (1860).

   
 

MEMORIA ACERCA DE LAS MEJORAS PARA LA PLAZA DE CARTAGENA, POR EL CORONEL DE INGENIEROS SALVADOR MEDINA (1860).

Ver artículo en PDF
 

Munuera Navarro, David

David Munuera Navarro

La edición en medios electrónicos de algunos informes relacionados con la defensa de las costas del reino de Murcia durante los siglos XVIII y XIX, elaborados por ingenieros militares al servicio de España, constituyen una valiosa, util y asequible fuente histórica para el investigador1. Con el presente trabajo pretendo seguir esta línea, publicando la transcripción íntegra de una conocida memoria sobre las fortificaciones de Cartagena realizada por el ingeniero militar Salvador Medina en 1860. El documento, del cual se habían divulgado algunas referencias --algunas de ellas muy exhaustivas2--, forma parte de la colección Aparici, conservada actualmente en el Archivo General Militar de Madrid (antes Servicio Histórico Militar).

El valor inmediato de la Memoria viene dado por la ingente información que revela sobre variados aspectos de las fortificaciones de Cartagena y las defensas de la Plaza, sobre lo existente, sus problemas, lo nuevamente proyectado por los ingenieros, su coste, etc. Básicamente, la intención del autor es explicar a la mano decisoria las obras necesarias para adaptar a su época una fortificación concluida --en líneas generales-- hacia finales del siglo XVIII, aplicando una serie de medios genuinamente nuevos, que son materiales pero también intelectuales. Por sí mismo ya tiene un valor divulgativo extraordinariamente valioso, por lo que el solo hecho de contar con una transcripción publicada ya constituye, creo, una sólida herramienta de trabajo y no únicamente una materia prima; verbigracia, la detallada descripción arquitectónica, táctica y estratégica de fuertes, baterías, muralla, y otros edificios militares. Pero la calidad, extensión y minuciosidad del trabajo del ingeniero militar merece algo más. Unas breves reflexiones que enmarquen el ámbito histórico --muy determinado-- en el que se da el documento. Resulta eviendente que el informe escrito por el coronel Medina es un documento fruto de su época. Pero entiendo que es interesante concretar el porqué en dos factores a mi modo de ver determinantes, definidos y paralelos, como son el contexto tecnológico y el político; ambos tan estrechamente ligados entre sí que no hubiera sido posible el desarrollo de uno sin el otro.

Por una parte se han de tener muy en cuenta los avances tecnológicos producidos por la Revolución Industrial, que hacia 1830 había conseguido un enorme desarrollo de siderurgia, donde ya era normal la producción de acero utilizando el poder calorífico del carbón para las fundiciones. Las innovaciones técnicas fueron constantes, y aplicadas al arte militar supusieron una necesaria puesta al día de los recursos hasta entonces existentes, incorporando los nuevos inventos y la nueva maquinaria. Se habían conseguido forjas de mayor calidad para cañones y fusiles, por lo que sus recámaras pudieron ser más resistentes a la presión de la pólvora y en consecuencia serían mucho más potentes que las armas del siglo anterior. Igualmente la generalización del uso de la máquina de vapor, tanto en la industria como en los medios de transporte, iba a facilitar otra revolución en éstos, con la aparición del buque de vapor y el ferrocarril, que fueron rápidamente incluidos en los medios bélicos de las naciones de la época. Esta rapidez en el transporte se traducía de manera inmediata en la facilidad para llevar una ofensiva militar de una frontera a otra, de una costa a otra, a una velocidad hasta entonces inaudita. La conciencia de esta nueva situación inundaba el pensamiento militar. Valga como ejemplo la preclara reflexión del comandante y tratadista cartagenero Francisco Villamartín (1833-1872): ... los instrumentos de muerte no han progresado, sino progresando a la vez la industria y las artes, y, por consiguiente, las relaciones y las comunicaciones entre los pueblos. Cuando la guerra ha llegado a tan vasta esfera, se ha encontrado con agentes que favorecían indistintamente la ofensiva o la defensa; tales han sido el vapor, la telegrafía, el rayado de las armas, la nueva y poderosa fuerza de la imprenta, las nuevas relaciones entre los pueblos y los soberanos, entre los gobernados y los gobiernos3.

Si éste fue el desarrollo tecnológico, la situación política también era muy concreta. Hacia 1850, el gobierno español había emprendido una serie de iniciativas de diferente tenor destinadas a situar a España en la primera fila de las grandes potencias; unas medidas que surgían también como una voluntad inequívoca de mantener los restos de las posesiones ultramarinas frente al voraz reparto del mundo de las pujantes potencias coloniales. La profunda influencia de la obra de Carl von Clausewitz --publicada por primera vez en Berlín en 1832-- en las elites gobernantes europeas y americanas, explica parte de las decisiones tomadas por los responsables políticos españoles: la guerra es una mera continuación de la política por otros medios4. Por ello, ciertas maniobras en los asuntos públicos --con una evidente intención de mantener el prestigio de la nación--, iban a tener su reflejo en conflictos bélicos de honda repercusión nacional e internacional, como fue la Guerra de Marruecos, la del Pacífico (contra Chile y Perú), las intervenciones en Méjico y la Conchinchina, y las primeras tensiones diplomáticas con Japón y Estados Unidos. Una política internacional que no distorsionó en absoluto con la de las naciones de su entorno.

Y como consecuencia lógica de todo lo anteriormente expuesto, mediada la centuria del Ochocientos, España se ocupó de dotarse de los suficientes y actualizados medios bélicos para mantener una posición importante entre las primeras potencias mundiales, lo cual pasaba, entre otras medidas, por la posesión de una gran flota de guerra. La construcción de grandes fragatas de vapor fue seguida inmediatamente por la adquisición de poderosos buques blindados5. Y esto llevó lógicamente a la necesidad de contar con bases navales adecuadas. Fueron entonces reactivados los antiguos arsenales creados el siglo anterior. Y llegamos entonces a la imperiosa necesidad de poner al día las fortificaciones que protegían estas instalaciones militares; es decir, al llamado Plan de Defensa de 1860.

En el caso de Cartagena y su arsenal, sus elementos defensivos estaban formados por el espectacular despliegue defensivo de murallas y fuertes abaluartados levantados durante la segunda mitad del Setecientos. Las baterías que defendían la bocana del puerto eran, a grandes rasgos, una serie de plataformas artilleras establecidas a finales del siglo XVII y la primera mitad del XVIII, con las piezas dispuestas a barbeta o protegidas por merlones6. Era, claramente, una disposición obsoleta para hacer frente a los nuevos buques de vapor que actuaban con independencia del viento, que disponían de unas gruesas planchas de blindaje, y montaban ya, en algunos casos, modernos y potentes cañones de gran calibre, retrocarga y con ánima rayada.

Si esto era así respecto a la defensa marítima, la defensa terrestre de las bases estratégicas también había quedado anticuada. Además de los progresos en artillería de sitio --más destructiva y con más alcance-- desde los años treinta del siglo XIX, ya he mencionado que venía teniendo una honda repercusión la obra de Clausewitz en determinados ámbitos, lógicamente también en los círculos militares. El pensador germánico insistía en la conveniencia de establecer una línea defensiva exterior al recinto de las plazas costeras, constituida por una serie de fuertes avanzados y campos atrincherados bien comunicados con ésta, que se mantendría así fuera del radio de acción de la artillería enemiga. De esta forma, los núcleos litorales, bien protegidos y con la posiblidad de ser auxiliados por el mar, quedarían fortificados eficazmente7. Ya apunta Rubio Paredes que todo este cambio conceptual tendría reflejo en el informe del coronel Medina al tratar en su memoria el capítulo de la Defensa terrestre8.

Señala este autor que en 1859, las Cortes españolas aprobaban la petición de un crédito extraordinario de dos millones de reales para destinados al aumento de las capacidades bélicas de España. Tras ciertas obras provisionales y con carácter de urgencia, el coronel comandante de Ingenieros de Cartagena, Salvador Medina, remitía al ministerio de la Guerra el extenso estudio centrado en las defensas y fortificaciones de Cartagena y su puerto que a continuación transcribo. En él, tras una escribir una cuidadosa descripción de lo existente, este facultativo militar planteaba una serie de hipótesis de cómo podían ser los ataques a la ciudad portuaria. Presentaba entonces una serie de importantes conclusiones: a) que la ciudad estaba más expuesta a un ataque marítimo que por tierra si no se ocupaba el monte de San Julián; b) que, por tanto, podía ser bombardeada con cierta impunidad por una fuerza relativamente pequeña; y c) que podía ser tomada por una no muy importante escuadra, causando graves daños al Arsenal aunque sin poder conquistar los castillos de Galeras y Atalaya. Por ello, el coronel Medina proponía que se tomaran las siguientes medidas generales:

1.-Fortalecer la entrada al puerto para impedirle al enemigo vencer la bocana y hostilizar con fuego naval el Arsenal y la Plaza.

2.-Asegurar la posición de San Julían pues, habiendo quedado sin fortificar durante las obras del XVIII, su ataque por tierra era relativamente fácil.

3.- Alejar al enemigo de los alrededores de la Plaza. Para ello, se construirían una serie de obras exteriores, evitando que el bombardeo por tierra fuese la primera consecuencia de su presentación, obligándole a emplear mucho tiempo para conseguirlo, y dando mientras tanto el tiempo suficiente para una reunión de fuerzas que pudiese socorrer a la ciudad. Es decir, la aplicación de lo definido por Clausewitz como campos atrincherados.

Las obras y reformas se desarrollarían en el tiempo de manera gradual, de más a menos necesarias. Por lo tanto, las reformas comenzarían en la reforma y artillado de las baterías de la bocana, así como el frente portuario de la muralla urbana. Completada esta fase, darían comienzo las actuaciones en el frente terrestre de la plaza. En este sector, el ingeniero proyectaba una serie de “fuertes avanzados” (siguiendo las teorías del general prusiano antes mencionadas), que obligaran al enemigo a empezar los trabajos de ataque desde la lejanía del nucleo urbano. Éstos se establecerían a no más de 5 kilómetros del antiguo recinto amurallado, para alejar a la artillería enemiga de la población y, a la vez, poder establecer una fluida comunicación con las fortificaciones proyectadas.

No obstante, el ambicioso proyecto iba a quedar incompleto, y se limitó, a pesar de ser el impulso definitivo a la construcción del fuerte de San Julián, a la primera parte del proyecto. O lo que es lo mismo, una más o menos profunda reforma de las baterías costeras. Sobre obras anteriores, y en el frente de Levante se iban a transformar las baterías de San Leandro, San Isidoro y Santa Florentina, Santa Ana y Trincabotijas (Alta y Baja), mientras que en el frente de Poniente lo serían las de El Espalmador, el fuerte de Navidad, La Podadera, y las cuatro llamadas 47, situadas sobre el soto de San Juan de La Podadera (posteriormente renombradas como Fajardo). [Lám. 1].

La memoria del coronel Medina constituye hoy, por lo tanto, un valioso documento sobre el arte de fortificar de mediados del siglo XIX, de su progreso científico y técnico en una época de evolución, desarrollo y cambio [Lám. 2].

Pero también es un espejo de los intentos de España por buscar un lugar relevante en el ámbito internacional. Una muestra más de una serie de tentativas fracasadas por un país abocado a los conflictos y tensiones internas. Y no sería solo el grave dispendio de los recursos y esfuerzos, sino que la antigua potencia mundial quedaría convertida en un estado básicamente irrelevante en el concierto de naciones.

Fueron los rápidos avances técnicos los que provocaron las constantes reformas en las fortificaciones cartageneras, por lo que son escasos los testimonios arqueológicos de esta arquitectura de transición, entre los buques de vela y la pólvora sin humo. Además del fuerte de Despeñaperros y el Cuartel Defensivo Fajardo, destaca el fuerte de Navidad, situado en una de las puntas de la bocana de Cartagena [Lám. 3].

La introducción del Plan de Defensa de 1887 y el despliegue de las grandes piezas de artillería Krupp para la defensa de la base naval, relegó --muy poco después de su construcción-- a segunda fila el valor estratégico de esta posición. Por esta razón no fue, a diferencia del resto, transformada. La imponente y descarada presencia del fuerte de Navidad, mostrando altos, recios y bien visibles muros de piedra, nos expone un edificio fosilizado, único, a la entrada de la bahía, entre baterías semiocultas, camufladas en los acantilados, resultado ya de otro paso más en la evolución de las defensas del puerto de Cartagena. [Lám. 4].

LÁMINAS


[Lám. 1] Situación de fuertes y baterías en el puerto de Cartagena.


[Lám. 2] Proyecto de un fuerte en Los Molinos (Cartagena), realizado por los ingenieros Azpiroz y De la Llave en 1858. A.H.M.M., sign. 2647; B-3-11; 20/1; MU-10/9. La fortificación estaba pensada para alejar el ataque enemigo de las cercanías de la Plaza.


[Lám. 3] Vista frontal del fuerte de Navidad, en la punta del mismo nombre del puerto de Cartagena. Se trata de una fortificación compuesta por ocho casamatas con bóvedas a prueba capaces para otras tantas piezas. En la terraza, a barbeta y sobre el trasdós de las bóvedas, podía albergar nueve cañones de menor calibre. Actualmente se encuentra en fase de proyecto de restauración. (Fotografía: David Munuera.)


[Lám. 4] Frente de Levante de la bahía de Cartagena. El tipo de fortificación cambió en pocos años, dejando obsoletos a los fuertes proyectados conforme al llamado Plan de Defensa de 1860. Su reforma, a partir de finales de los ochenta del XIX, los convirtió en fortificaciones camufladas en el paisaje. En la imagen son apenas visibles las baterías de San Leandro, San Isidoro y Santa Florentina, Santa Ana y Trincabotijas Alta. Corona el monte el fuerte de San Julián, quizá el último castillo construido en España. (Fotografía: David Munuera.)

1860-II-24. Cartagena.

Memoria acerca de las mejoras para la plaza de Cartagena proponiendo las del primer grado de fuerza, realizada por el coronel comandante de Ingenieros D. Salvador Medina.

A.G.M.M. (antes S.H.M.), Col. Aparici, sign. 0-10-110, fols. 134 r.-189 v.9

[Sello redondo: Un castillo orlado con la leyenda Comandancia de Ingenieros de Cartagena.]

Cuerpo de Ingenieros del Ejercito. Direccion Subinspeccion de Valencia. Comandancia de Cartagena. Año de 185910. 

Memoria acerca de las mejoras proyectadas para la defensa dela Plaza de Cartagena proponiendo las que han de constituir el primer grado de fuerza y se han de ejecutar con preferencia con cargo al credito extraordinario.

Abandono en que estaban las defensas del puerto

Reconocida la importancia militar y maritima de la Plaza y puerto de Cartagena, uno de los mejores del Mediterraneo y que contiene un Arsenal con maximos intereses y de gran porvenir, no nos detendremos en encarecerla. Desde hace tiempo ha sido objeto dicha Plaza de diferentes proyectos de mejora, y es deplorable que no sólo no se haya llegado a realizar ninguno, sino que al contrario quedaron abandonadas las diferentes baterias que antes defendian el acceso al puerto, de que sólo resta la traza y algunos vestigios. Este estado sin embargo no podia durar, contando el ataque con nuevos y temibles medios de agresion, y enfrente nuestra nacion de otras adelantadas y poderosas; y renaciendo por otro lado el fomento de todos sus intereses, imposible era que permaneciera olvidado el más vital, cual es la conservacion de los puntos importantes del territorio, entre los cuales por más de un concepto se encuentra Cartagena. 

1ª comision para los anteproyectos de mejoras

En el año 1855 el Excelentisimo Señor Ingeniero General se sirvio nombrar una comision compuesta de los señores coronel don Fernando Tabar y coronel capitan don Federico de Echeverría, para formar un proyecto de fortificacion de esta Plaza y su puerto. Desempeñada esta comision, la Junta Superior Facultativa, despues de aprobar el proyecto y de encomiar el monto contraido por sus autores, hizo algunas observaciones que fueron aprobadas.

2ª comision para los anteproyectos mencionados

A consecuencia de la Real Orden de 17 de julio de 1858, que dispuso la formacion de proyectos necesarios y presupuestados para varias plazas de guerra, la encomendo este encargo acerca de Cartagena a los señores teniente coronel comandante del Cuerpo don Joaquin de Lallave y 2º comandante de infanteria capitan don Juan Bautista de Azpiroz, los cuales aprovechando cuanto de la anterior comision estaba admitido, llevaron con los proyectos que presentaron los deseos y las miras de la Superioridad.

Credito extraordinario para realizarlos

Existiendo pues anteproyectos aprobados, el credito extraordinario de 1º de abril de dicho año ha abierto el camino de su inmediata realizacion. 

1er. grado de fuerzas

No obstante haberse dispuesto que desde luego se ejecutaria lo que más prontamente pudiera tener influencia en la defensa, como asi se ha cumplido con respecto a varias baterias a barbeta contra el mar y alguna obra, el excelentisimo señor ingeniero general se sirvio prevenir en 16 julio que se propusieran las defensas que habian de constituir el 1er. grado de fuerza de esta Plaza, presentando de ellas proyectos definitivos adaptados a cada localidad, con presencia y con sugecion a los anteproyectos aprobados.

Instrucciones y objeto del 1er. grado de fuerzas

En las instrucciones se advertia que este 1er. grado de fuerzas habia de lograrse ejecutando en cada punto las defensas más indispensables para resistir con ventaja sin que fuesen el completo de las proyectadas, y que para Cartagena deberian formarlo las diferentes baterias que defienden la boca del puerto, las modificaciones acordadas en el cuerpo de Plaza, la mejora de los castillos de Moros, Atalaya y Galeras, y establecimiento de tres de los nueve fuertes destacados. Finalmente se ordenaba proponer algun edificio si se creia necesario para alojar la guarnicion y llenar los demas servicios que estan encomendados al cuerpo en dicho estado de fuerza.

Auxiliares para estos trabajos

Tal es la dificil tarea encomendada a las debiles fuerzas del que suscribe, que al mismo tiempo ha tenido que dar un gran impulso y desarrollo a la construccion citada de algunas obras permanentes y de otras provisionales para la defensa del puerto. En todo ha sido auxiliado con sus luces y experiencia por el ingeniero del detalle don Juan Bautista de Azpiroz y por algunos otros oficiales que a veces han estado a sus órdenes segun se hace constar en los trabajos que de cada uno presenta.

Ligera descripcion de la Plaza

En primer lugar parece imprescindible hacer, aunque ligeramente, una descripcion de las fortificacioens de la Plaza para designar los defectos que se han tratado de corregir.

Recinto y caballeros

Forma al recinto, tanto por mar como por tierra, una muralla con baluartes estrechos y de poca salida. En los frentes de mar o del S., del E. y del N. se encuentran detras de la muralla diferentes alturas dominantes, que sirven de caballeros y son muy utiles para la defensa, como la Concepción,Despeñaperros, San Diego, Monte Sacro, Santa Cruz y el Molinete y a cuya falda, aprovechando el terreno firme, se hizo el trazado evitando de este modo entrar por el N. en el terreno pantanoso del Almajar [sic]11. Despues sigue replegandose el recinto bajo la dominacion del monte de Atalaya y sus derivaciones, circunscribiendo el poligono del Arsenal y uniendose con el castillo de Galeras que esta al O. y tiene gran dominacion e influencia tambien sobre el mar. Desde este castillo se dirige a los escarpados de la costa de las Algamecas el muro 16, 17, E4, quedando por completo cerrado el recinto, pues el intervalo entre Galeras y la muralla de Mar esta ocupado por el frente del Arsenal, que presenta una gran bateria para su defensa. En ninguna parte hay foso ni glasis que oculte las mamposterias, sólo delante de las dos puertas hay algo de camino cubierto.

Fuerte de Moros

En el E. se deja fuera del recinto la altura llamada de Moros 42-B.E.6-7, que fue indispensable ocupar. Se construyó pues un hornabeque u obra coronada compuesta de dos frentes de fortificacion, dejandolo por la gola con simple muro aspillerado para fuego de fusil y granadas. Es sumamente estrecho sin edificios a prueba, suponiendose que reciba guarnicion de la Plaza con la que se comunica con una caponera simple. Al pie de este frente esta el barrio de Santa Lucía, quedando enfilado por el cerro de la Cruz 56 E7 y dominado por los estribos del monte de San Julián.

Castillo de Galeras

El castillo de Galeras 19 D.E.4 de que hemos hablado, a unos 730 pies sobre el nivel del mar, es un rectangulo con baluartes pequeños y ahogados y una luneta. Tiene foso, camino cubierto, buenas bovedas a prueva y tres algibes. Es capaz de mucha resistencia sirviendo como de ciudadela a la poblacion, y es casi imposible batirlo con artilleria, pues no hay posiciones a proposito.

Castillo de Atalaya

En el dominante monte de Atalaya tambien existe un fuerte de forma pentagonal con pequeños baluartes, y sobre las bovedas a prueba de su recinto interior emplazamientos para la artilleria, tiene foso que hace de camino cubierto y un hermoso algibe. Su situacion le hace casi intomable por la inmensa dificultad de batirlo con artilleria.

Fuerte de San Julián

Ultimamente tambien esta ocupada la parte más sobresaliente del cerro de San Julián 41 F7, que con el de Galeras abraza el puerto y domina por completo la Plaza formando con el de Atalaya un gran triangulo en que esta encerrada la guarnicion. Pero a pesar de haberse proyectado desde antigüo fuertes para tan interesante altura, hoy sólo la defiende una torre de costa con un cañon giratorio.

Baterias exteriores existentes contra el mar

La bateria de la punta de Podaderas nº39 F.4 y la de Navidad nº 40 E.5, ambas en la falda del castillo de Galeras, son las unicas obras destacadas con que podia defenderse el acoso al fuerte. Ambas en privilegiada posicion y a buena altura de 60 a110 pies sobre el nivel del mar no ofrecen sin embargo confianza, pues al descubierto y con estrechos emplazamientos en la pendiente de la roca que le sirve de reves, los rechazos las harian inservibles.

Baterias exteriores arruinadas contra el mar

A estas se limitan las defensas existentes en la importante plaza de Cartagena. Las baterias que ademas hubo hasta el principio de este siglo para la defensa del puerto, todas perfectamente situadas, son las siguientes: En la falda de Galeras y sobre la cumbre de Podaderas 47 E.4, una de morteros y tres de cañones, total 35 piezas; otra de 6 en la Algamecha Chica 46 E.3; otra para 12 en la Grande 45 E.2; y la del Espalmador 48 E.4 de 12 cañones. En las faldas del monte de San Julián existieron la bateria de San Leandro 49 E. 6 para 9 piezas. Las de Santa Florentina y San Isidoro 51 F 6 con 18 bocas de fuego; las baterias de Trincabotijas 52 F. 6 que montaban otras tantas; e igual nº el fuerte de Capnegre 53 G. 9.

Es posible el bombardeo por el mar

Sin necesidad de minucioso analisis, la inseguridad de las defensas de la plaza por mar demuestra que es posible y facil el bombardeo.

Es posible el bombardeo por tierra

Tambien podemos concluir que el bombardeo por tierra no estaba de ningun modo impedido. En efecto, los fuertes exteriores de Galeras, Atalaya y S. Julián, que son los grandes centinelas avanzados de la Plaza, aun prescindiendo de la insignificancia de la fuerza del último, todos tres situados a gran altura tienen fuegos muy fijantes y no podrian impedir el establecimiento de baterias de morteros en casi toda su zona.

Ataque

Veamos ahora la posibilidad de la toma de la Plaza.

Inutilidad de las baterias existentes contra el mar

Al exterior del puerto nada podria detener al enemigo, pues las baterias de Podaderas y Navidad serian apagadas en cuanto se tratara de conseguir.

Poca eficacia de los castillos y del recinto para impedir el ataque maritimo

Galeras, con sus fuegos fijantes, cuanto más cerca estuviera el enemigo menos podria molestarla. San Julián, con su cañon giratorio, nada haria, quedando sólo los fuegos directos de la muralla de mar y del Arsenal para contrarrestar el ataque. Indudablemente no serian suficientes para oponerse a los poderosos medios que suministran hoy los adelantos de la marina de la artilleria. Las baterias de la muralla de mar serian prontamente inundadas de proyectiles de todas clases, sus fuerzas contrarrestadas y enmudecidas por otras más numerosas y más dominantes, y la toma por mar de la Plaza sería la consecuencia inmediata.

Ataque por tierra industrial

Mucho mayores dificultades presenta el ataque por tierra que deberia indudablemente ser industrial, estando a cubierto la plaza por la altura de sus murallas y sus fuertes exteriores contra un ataque de viva fuerza.

Ataque por el O

Basta echar una rapida mirada al plano para convencerse que no atacaria el enemigo por el O. donde se encontraria con los fuertes de Galeras y Atalaya, imposibles de batir.

Ataque por el N

Por el N. la plaza forma un entrante y la influencia del castillo de Atalaya seria muy grande. Si partia el ataque de su falda por el NO. se podria avanzar sin ser tomado de reves, si se alejaba dirigiendose al baluarte 4 y 5 asentaba de lleno sus trincheras sobre el fangoso terreno del Almajar, expuesto a inundarse por la rambla de Benipila y a periodicas inundaciones. Si se acercaba amagando al baluarte 6 entraba en la influencia de Galeras. En todos estos ataques se encontraria con muchos fuegos que contrarrestar el recinto, a pesar de la poca salida de sus baluartes, y ademas ya con la formidable 2ª linea que pudiesen presentar los cerros de la Cruz, Montesacro y S. Diego, o ya con el cercado del Arsenal.

El ataque por el N.E. al baluarte nº 24 se desarrollaria por la derecha en terreno del Almajar, y por la izquierda tendria que abrazar a Moros del ataque, aunque no tan dificil como los anteriores, obligaria al enemigo a tener que vencer despues la 2ª linea de los caballeros S. Diego y Montesacro.

Ataque por el E

Por el E., si la altura dominante de San Julián estuviese bien defendida, no ofreceria el ataque menores dificultades, pero en su estado actual, aun suponiendo que a prevencion se le hubieren rapidamente añadido algunas defensas de campaña, éstas no podrian detener al enemigo mucho tiempo, a pesar de su privilegiada situacion; apoderado de San Julián, aprovechando los pliegues del terreno, se estableceria en el barrio de Santa Lucía o en sus ruinas para atacar a Moros, que esta dominado desde diversos puntos y sería corta la resistencia que pudiera presentar.

Dueño de este fuerte podria favorablemente batir en brecha los descubiertos muros de la plaza, contrarrestando desde ventajosos emplazamientos los fuegos de San Diego y Despeñaperros y mucho más los del recinto.

Influencia de los castillos exteriores

Confesamos, sin embargo, que aun despues de tomada la plaza por mar o por tierra y subsistiendo Galeras y Atalaya, se podria arrasar la ciudad y molestar al enemigo mientras esté bloqueandolos no consiguiese su rendicion por falta de viveres y de auxilio.

Deducciones

De cuanto se ha dicho se infiere que Cartagena, aun en el caso actual, es debil por mar pero de gran resistencia por tierra si la posicion de San Julián se ocupase convenientemente.

Defectos de la plaza a que habian de acudir los anteproyectos

Pero por ambos lados y por fuerzas relativamente pequeñas puede ser bombardeadas, y aunque no tuviese que sostenter un sitio, serian sacrificados impunemente sus importantes y numerosos establecimientos miliares. Tambien podria ser tomada por una no muy fuerte armada, que destruido su Arsenal veria cumplido su deseo aunque tuviese que abandonar la ciudad por no poder apoderarse de Galeras y Atalaya.

Queda pues demostrada la imperiosa necesidad de:

1º. De fortalecer de tal modo la entrada del puerto, que no pueda el enemigo vencer este obstaculo y hostilizar con fuegos curbos en Arsenal y la Plaza.

2º. Asegurar la posicion de San Julián por cuyo lado el ataque por tierra es facil.

3º. Alejar por todas partes alrededor de la Plaza al enemigo para que el bombardeo por tierra no sea la primera consecuencia de su presentacion, obligandole a emplear mucho tiempo para corregirlo, dando mientras tanto lugar a la reunion de fuerzas que puedan venir a socorrerla.

Ventaja de obtener un campo atrincherado

La última condicion obligara a gran desarrollo de obras, pero tambien se obtendra la ventaja de tener al pie de una Plaza importante, defendiendo el unico Arsenal que posee la nacion en el Mediterraneo, un gran campo atrincherado donde se guarezca o se organizara un egercito, libre se pueda decir de todo ataque.

Los anteproyectos han acudido a los defectos, su aplicacion al terreno ha dado origen a modificaciones

Éstos son los grandiosos objetos que tienen que cumplir las obras que se han propuesto para la mejora de tan interesante Plaza. Y sin duda ninguna los ilustrados ingenieros que han compuesto las dos comisiones, los han llevado cumplidamente. Describiremos ahora cada una de las obras propuestas para conseguirlo, y cómo se ha confiado a nuestros escasisimos conocimientos el dificil cometido de formar proyectos definitivos de los que han de constituir el 1er. grado de fuerza, al acomodar el terreno los anteproyectos se han debido introducir y proponer algunas variaciones cuya mayor parte dependen de circunstancias de localidad y no debieron ni pudieron tenerse en cuenta tan en detalle y de la mia tambien de aprovechar lo mejor posible los restos existentes. Y las que a éstas no pertenezcan, que son pocas, con suma desconfianza y recato nos hemos resuelto a proponerlas impelidos por nuestro deber en la creencia, aunque sea una obcecacion, de que son convenientes.

Causas generales de las modificaciones

Debemos tambien dejar asentadas las causas y consideraciones que han producido modificaciones generales en los anteproyectos.

Naturales del terreno

Las faldas de Galeras y San Julián en que han de establecerse baterias en defensa del puesto, presentan todas en mismo caracter, todas se componen de roca más o menos dura que sólo a fuerza de barrenos pueden desmontarse, en ningun parage se presenta la más minima señal de vegetacion y carece por consiguiente de toda clase de tierra. Los acarreos sin embargo en el Espalmador cerca de la orilla del mar, ofrecen alguna pero muy mezclada con casquijo. Se ha tratado pues de evitar los parapetos de tierra que resultarian muy costosos y que por otra parte no son enteramente indispensables en baterias de costa, o muy elevadas o presentando escaso blanco al enemigo.

Ventajas y defectos para los de las explanadas giratorias

Los anteproyectos suponian que todas las barbetas habian de asomarse con piezas montadas sobre explanadas giratorias, dandoles 6 pies de altura. Sin duda ninguna estas barbetas tienen la ventaja notable de cubrir todo lo posible a los sirvientes y el terraplen, proporcionando un campo de tiro de 45º. Pero tambien necesitan mayor emplazamiento y sobre todo mayor espacio en el parapeto, admitiendo menor numero de piezas cuyo servicio se retarda. De manera que cuando su union con la Comandancia de Artilleria de esta plaza se procedia a designar el armamento conveniente a cada bateria de las que estaban en construccion, no pudo menos de acordarse de que en donde el campo de tiro fuese limitado, deberian reemplazarse las barbetas altas con las bajas o con cañoneras. Este acuerdo ha merecido ya la superior aprovacion del Excelentísimo Señor Ingeniero General, y sugetandose a él se han hecho las modificaciones necesarias.

Alojamientos para las baterias a barbeta construidas

Finalmente, como segun ya se ha indicado, barias de las baterias a barbeta estan en construccion o casi concluidas con el objeto de que jugaran [sic] prontamente su papel en la defensa; este preferente movil ha debido originar alguna modificacion en los anteproyectos. En efecto los alojamientos en algunas baterias han necesitado ser mayores o en mayor numero, pues no habiendo casamatas cercanas ni la gente ni el material contaban con otros abrigos. Si alguno se considerase sobrante o inutil, cosa que no es de prevenir, su coste debera aplicarse a la defensa primordial.

Hay tambien un caso especial como se vera en el lugar correspondiente, y lo forma la bateria de Trincabotijas. Ésta, propuesta acasamatada, se ha construido primeramente a barbeta alta para la pronta defensa, acomodandose lo posible en su traza y espesores al anteproyecto segun lo permitia el terreno, mas no considerando urgente acasamatar esta bateria, aunque se propone por su posicion elevada y aislada, incluyese en lo permanente cuantas obras en ella se han hecho, teniendo en cuenta por otra parte que serian de poca consideracion los que debieran aplicarse a la defensa provisional. 

Descripcion de las mejoras propuestas

Nos referiremos con respecto a los proyectos definitivos a los planos y presupuestos que se acompañan, y para los demas a los presentados en los anteproyectos aprobados.

Se parte de las baterias provisionales habilitadas donde se han construido o de los restos antiguos donde existian.

Falda del castillo de Galeras:

Bateria de Podaderas: nº 39.39’ (F.4)

[Al margen: Hoja nº 1 y 1 bis]

Defensa maritima

Ya se ha descrito, tratando de la defensa provisional, la situacion y condiciones de esta posicion y de las defensas existentes las más avanzadas en el lado de Galeras a la derecha de la bahia.

Reemplazarse en los anteproyectos las inservibles baterias que a diferentes planos hay, por otra en la parte baja de 13 casamatas, un segundo orden se prolonga por la intermedia y el todo era dominado por una barbeta superior delante del faro con parapeto de tierra.

Para realizar por completo este anteproyecto se ha encontrado el inconveniente de que está ocupando la mayor parte del emplazamiento superior el edificio donde esta situado el faro, que es incompatible con el parapeto de tierra aprobado, pues necesita mucho mayor espacio del disponible y que impide tambien por temor de dañarle el desmonte de la parte de rocas que debia sustituirse con la barbeta sobre la intermedia.

Habiendo entre ésta y la baja que está a 69 sobre el mar, 24 pies de desnivel y no elevandose el 1er orden de casamatas sino 19, hay que suvir el asiento de aquella 5 pies para que el del 2º esté en un plano. Sobre las casamatas de la parte intermedia se añade una barbeta alta.

Llegando los dos órdenes de casamatas de la baja hasta el plano de fuegos de la bateria superior, conviertase esta en bateria para 4 morteros.

Notaria en esta posicion, asi como en todo el perimetro de la costa de esta bateria, varios socabones ocasionados por la accion continua de las aguas, y no sin motivo los señores Lallave y Azpiroz llamaron la atencion sobre ello al redactar su luminosa memoria, mas reconocidos despues minuciosamente por el último valiendose de buzos, se ha visto que forman en la bateria de que tratamos una especie de bovedas naturales y que ofrecen al parecer una gran resistencia, capaz de soportar la inmensa mole que sobre ellos pesa. La naturaleza de la roca es compacta y homogenea en toda su extension, y las cavidades que estan casi limitadas a la parte baja penetra en la roca a lo sumo 12 pies, excepto sólo en tres parages en que aparecen grietas más considerables. La nueva bateria en su consecuencia se retira algo al interior por un exceso de precaucion.

En la misma punta de Podaderas, en el local que ocupa el cuerpo de guardia existente, se proyectó como prolongacion al pequeño flanco que queda a la bateria baja otra bateria 39’, que tomaria de reves cualquier buque que osara rebasar dando fuegos a Escombreras. El terreno no permite dar a esta bateria más que 4 piezas acasamatadas con barbeta superior.

La bateria 39 no puede enfilarse de ningun punto del mar donde pueda situarse el enemigo. La complementaria 39’ por su trazado curvo y poca extension tampoco podra rebotarse.

El conjunto de la posicion viene a resultar un fuerte acasamatado inaccesible por todas partes, excepto por el sitio que cierra la complementaria. Se ha rodeado de muro aspillerado, no sólo con objeto de hacer fuego en caso necesario, sino con el de cubrir de la vista las estrechas comunicaciones que bordean el escarpado y que no permiten darle sino de 2 a3 pies de espesor.

En el unico parage disponible se proyecta un cuerpo de guardia de vigilancia. Tambien se hacen reducidos edificios para las avanzadillas que debe haber.

Se dota esta posicion de cocinas y comunes, y un cuarto para el plantón de artilleria.

Se abren en la roca algunos pequeños repuestos aprovechando otro, baja el terraplen que ha de formarse en la union de las casamatas de la bateria baja con la intermedia.

El algibe que tiene puede contener 5.000 ppp de agua. Tambien hay otro inmediato perteneciente al faro, no se indica en el plano el sitio en que podria construirse otro algibe, pero podra hacerse a corta distancia en diferentes parages pues hay muchas vertientes y grandes avenidas de agua.

La bateria de que se trata comprendiendo la complementaria contendra 44 piezas y 4 morteros.

El paramento exterior del muro de mascara se supone de silleria fuerte de Alicante asi como los zocalos de los pilares, las importas de los arcos de la franca. La piedra caliza de los desmontes es demasiado dura para conseguir otra cosa que pequeños sillarejos para los paramentos interiores. Las cañoneras interiormente de ladrillos, asi como las bovedas trasdosadas, para el completo de su espesor de mamposteria ordinaria y hormigon.

Las casamatas se suponen cerradas interiormente con un muro, dejando una puerta y dos pequeñas ventanas para ventilacion y sirviendo de cómodos y seguros alojamientos.

Los planos acotados y los perfiles y vistas que se acompañan excusan unos minuciosos detalles.

Bateria de Navidad nº 40 (E. 5).

[Al margen: Hoja nº 2]

Esta bateria situada en la embocadura del puerto, tambien ha sido objeto de la defensa provisional y se halla descrita con sus actuales condiciones.

Propúsose acasamatarla aumentando todo lo posible su longitud; los socabones de la roca que a la derecha de la bateria forman una especie de cueva y al gran desnivel del terreno por la izquierda, impide darle mayor desarrollo; podra hacerse del modo que estaba proyectada y segun se expresa en la hoja nº 2 con 13 piezas en casamatas y barbetas.

El cierre de gola sera costosisimo por el foro que le ha de circundar y se ha de abrir en roca, pero la piedra sera utilizable aunque sea para sillares por su dificil labrar.

Se ha dotado a esta bateria de cuerpos de guardia, cuarto para el plantón de artilleria, cocinas y comunes.

Se propone construirla del mismo modo que se ha dicho en las anteriores. 

Baterias 47, 47’, 47’’ (E. 4).

[Al margen: Hoja nº 3, nº 3 bis]

El estribo de Podaderas, desde donde se ha situado la bateria 39 y 39’, va elevandose en escalones paralelamente a la costa formando en la cumbre una meseta angular; en ella existieron en el siglo pasado baterias de morteros y cañones en emplazamientos de diferente nivel, segun se ve en el plano que se cita.

El anteproyecto establecia una simple barbeta de de [sic] 6 pies de altura y 21 de espesor, y para el servicio de estas baterias, un alojamiento defensivo capaz de 100 hombres, 3 repuestos, otros tantos cuerpos de guardia, dos algibes y un almacen de efectos para la artilleria.

Los emplazamientos estaban en terraplen revestido de piedra en seco deteriorados, y con gran altura sobre el terreno hacia el reves por la pendiente. Eran ademas estrechos para que despues de construido el parapeto con los 21 pies de tierra, pudiesen jugar las explanadas giratorias que exigen las barbetas de 6 pies.

Formando angulo las baterias, mirando la 49 al exterior, la 47’’ al interior de la bahia y situada en su redondez la de morteros 47’, las condiciones ofensivas de estas baterias no podian menos de ser diferentes. En efecto, con gran campo de tiro la primera, pudiendo ofender y ser ofendida desde la presentacion del enemigo, necesitaba indudablemente más que las demas del parapeto de tierra. La 47’’ mucho más baja, cubierta por el relieve de la anterior, sin poder ser batida directamente, no parece que lo reclamara.

La de morteros en el redondeo participa de las condiciones de las anteriores.

Asi pues la 47 continua como se propuso y es capaz de 7 piezas; el redondeo 47’ para 4 morteros, una parte esta cubierta tambien de tierra y la otra que mira al interior. La supresion de tierra tambien exige la fuerte pendiente del terreno y el poco emplazamiento existente.

Teniendo sólo esta última bateria fuegos directos hacia Escombreras, sin tener campo de tiro al exterior; estando a considerable altura y bajando el terreno hacia el interior, se ha dejado a barbeta baja siendo capaz de 5 piezas. A pocos pasos detras de las piezas se encuentran los artilleros a cubierto.

En cinco diferentes planos estaban las antiguas baterias, o al menos asi aparecia en los restos que quedaban. Debia emprenderse su habilitacion para la pronta defensa del puerto, bien provisional o bien permanentemente, y con animo de que todo fuera aprovechable se han hecho los trabajos que se indican.

Para ensanchar el emplazamiento de la 47 que habia de tener parapeto de tierra, se rebajó todo el terraplen dejandolo a un plano; las tierras resultantes aún no bastaban para completar su espesor. El redondeo quedó al mismo nivel. La 47’’ era facil de nivelar por sí sola, y los desmontes en roca que ha exigido un lado ha proporcionado piedra para mamposteria y para los terraplenes del otro. La parte alta resulta a 350 y la baja a 332 pies sobre el nivel del mar.

Para que sirviera de alojamiento a la guardia que en estas baterias era indispensable colocar, se ha construido ya un edificio en el parage y segun se manifiesta en el plano. Se le han dado grandes dimensiones con la mira de que sirva despues de almacen para cureñage y efectos de artilleria.

En vez de construir tres repuestos se ha creido conveniente empezar uno de grandes dimensiones aprovechando una excabacion que en parte ofrecia el terreno; de él podran surtirse todos los repuestos de la falda de Podaderas. Su capacidad es de 600 qq.

Tambien se ha empezado la excavacion de un algibe para 4500 ppp de agua con buenas vertientes.

[Al margen: Hoja nº 3 bis].Para cuartel defensivo capaz de 100 hombres se propone el edificio que se representa en la hoja citada, y se comprende en un rectangulo de 165 por 90 pies; tiene dos cuadras de 100 pies longitud, 19 de ancho y 16 de altura, separadas por un patio de 40 pies. Cada una de estas cuadras contiene comodamente 50 hombres. Como se ve en la planta hay cuartos para sargentos, para viveres, otro para municiones, y cuerpos de guardia con calabozo. En los lados menores del rectangulo se levanta un segundo piso, en él se construyen cuatro pabellones para oficiales que pueden contener hasta ocho. Facilitara de este modo tener alojado en este edificio un gefe que pudiera dirigir la defensa de la falda de Galeras.

Todo el edificio esta aspillerado externamente en los dos pisos o sustituyendo a éstos el antepecho del terrado; en angulos opuestos se trazan dos tambores circulares de 40 pies de radio exterior para el flanqueo, y que contiene con separacion cocinas y comunes para oficiales y tropa. Se rodea este cuartelillo defensivo de un pequeño foso donde asi lo exige el desnivel del terreno ascendente.

Dificil era en terreno tan quebrado obtener un emplazamiento mediano para este cuartelillo, ya las excavaciones para explotar una cantera han ido proporcionandolo, y de todos modos el desnivel es grande. La parte baja se levanta sobre bovedas que podran aprovecharse no sólo para abrigo contra los fuegos curvos, sino para almacenes. Se construye tambien un algibe en el tambor inferior quedando su emplazamiento en el plano 290, el del cuartel en el 295 sobre el mar, proporcionandose asi dar alguna luz a las bovedas subterraneas por aspilleras, y en el 300 al tambor superior. Los detalles y dimensiones pueden verse en el dibujo.

La situacion de este cuartel no sólo guarda las baterias de que tratamos, de que la separa muy corta distancia, sino las inmediatas, y principalmente a Navidad y Podaderas, que estan en la parte inferior de la montaña. Cualquier fuerza desembarcada contra estas baterias se oponia a ser cortada por la alojada en este edificio, el que no se ha creido debia ser a prueba por no encarecerlo más y por su elevacion sobre el nivel del mar.

Bateria 47’’ (E-4).

[Al margen: Hoja nº 4]

Inmediatamente bajo la montaña de Galeras, dando vista a las calas llamadas Algamecas y la espalda al puerto, estaba situada esta pequeña bateria. Con campo de tiro muy limitado, pues está entre dos vertientes del terreno, es sin embargo eficaz para el objeto a que esta destinada y a buena altura sobre el nivel del mar de 90 pies.

Conservaba el muro exterior de contencion del emplazamiento, aunque bastante deteriorado y algo del revestimiento interior, entre los cuales se contenia un pequeño macizo de tierra, pues el total del espesor no pasaba de 10 pies. El emplazamiento era muy estrecho y la roca subia a su espalda amagando los rechazos. A esta bateria se bajaba por una rampa muy pendiente; a la derecha en situacion más elevada pero oculto y bien colocado, se ve aún un pequeño repuesto facil de recomponer y habilitar; para ir hasta él a cubierto, y tambien para librar la bateria de las aguas y de sus arrastres, habia un muro de gola ya en ruinas.

En los anteproyectos se propone habilitar esta bateria de simple barbeta de tierra; pero teniendo en cuenta lo que se ha expuesto acerca de la carencia [de] este material, su corto emplazamiento y fuerza, y su secundario objeto, se ha construido como se ve en el plano como provisional y se propone que subsista sin variacion definitivamente.

Se ha dejado a barbeta baja en el plano 93 sobre el nivel del mar, y para aprovechar el emplazamiento se le ha dado por parapeto tan sólo un muro de 5 pies de espesor de mamposteria careada exterior e interiormente; detras de la barbeta queda un espacio suficiente más bajo para cubrirse los artilleros despues de hacer fuego; el reves de roca se cubre con un macizo de tierra, revestido con adobes, de 6 pies de espesor, suficiente para evitar el efecto de los rechazos. Se repone el muro de gola y el repuesto haciendole una bovedita para entrada, y en el mismo sitio en que estaba el anterior se levanta un pequeño cuerpo de guardia aunque algo mayor.

Bateria 47’’’ complementaria (E. 4)

[Al margen: Hoja nº 4]

Esta bateria no se incluyó en los anteproyectos, mas conservandose su antiguo emplazamiento y estando tan bien elegido como todos los demas, se autorizó su construccion como provisional y ahora se propone que quede como permanente.

Está colocada esta bateria entre las 47-47’-47’’ y la anterior 47’’’, que bate las calas Algamecas y a 297 pies sobre el nivel del mar en una prominencia del terreno (E. 4) que se representa en el plano general. Tiene más campo de tiro y mucha más dominacion que la última combinando sus fuegos con la 47. Su emplazamiento estaba formado en terraplen, era estrecha y capaz de 4 piezas a barbeta baja.

Se ha dado alguna más extension a la bateria construyendo debajo del terraplen un repuesto y colocando sobre él otra pieza; debiase de todos modos rehacer el revestimiento de los muros de contencion hecho de piedra de cal. Teniendo en cuenta que mira a la espalda del puerto, que son sus fuegos directos, y que es de poca fuerza, se cree que no hay inconveniente en que continue de barbeta baja segun provisionalmente se ha habilitado. Aprovechando el mismo sitio que ocupó el antiguo cuerpo de guardia se ha hecho otro algo mayor, y se le une a la bateria por un muro para fusileria. Tras éste podran cubrirse los artilleros ademas del pequeño foso que tienen en el reves. Se ha de rehacer en parte el camino o rampa de subida en atencion a la mayor extension dada a la bateria, que conserva en regular estado la comunicacion con el general, aunque debe reparase.

Bateria del Espalmador nº 48 (D. y E. 4).

[Al margen: Hoja nº 5]

Esta bateria (D. y E. 4) a 16 pies sobre el nivel del mar, retirada y oculta en lo interior del puerto, batiendo eficaz pero directamente su entrada, y obrando contra los canales que forma la laja que en ella existe, se proponia reconstruirla con barbeta alta de tierra de 21 de espesor. Debe hacerse un cuerpo de guardia, almacen de efectos de artilleria, repuesto y su algibe.

No se hace otra modificacion a esta bateria que dotarla de cañoneras en vez de barbeta alta por las razones expuestas de tener poco campo de tiro, o al menos suministrar las cañoneras todo el necesario. Conservásele el parapeto de tierra, pues es el unico puesto en que existe, aunque muy mezclada con casquijo. De la antigua bateria no se ven más que montones informes de tierra marcando las anteriores cañoneras; los restos del revestimiento interior y exterior de mamposteria son inaprovechables.

Solo deberia jugar contra el mar despues de vencidas las más avanzadas, cosa que no es de suponer si todas las propuestas se construyen; sin embargo su existencia no sólo es interesante para todo evento y mientras se construyan aquellas baterias, sino para batir el opuesto lado de la bahia y al barrio de Santa Lucia, distante dos mil varas, pudiendo molestar al enemigo en el ataque que meditare por este lado contra Moros bajando de San Julián.

Dotará esta bateria con un almacen para cureñage y efectos de artilleria con separacion para el plantón y con un pequeño cuerpo de guardia de vigilancia; la arcada exterior de aquél podra aprovecharse tambien, para lo que se le ha dado suficiente anchura.

En parage conveniente se situa el repuesto; el muro aspillerado no es más que para impedir el acceso a la bateria, pues no es de presumir que nunca se vea acometida por más arrojado que sea el enemigo; el almacen que en tiempo de guerra se utilizaria para un destacamento, se coloca al descubierto vigilando sobre la bateria el mar; se le señalan aspilleras que se tapian para cuando debiera hacer fuego sobre la costa de Navidad, en cuyo caso la arcada se cubriria con muro aspillerado. Se aprovecharan las vertientes de Galeras para obtener un algibe igual al de las 47’s, capaz de 4.500 ppp de agua.

Castillo de Galeras, nº 15 (D. E. 4)

Centro de todas estas defensas y vigilando, segun se ha dicho, desde su posicion encumbrada a 730 pies sobre el nivel del mar las baterias del lado derecho de la bahia, está el castillo de Galeras, cuya influencia grande para la defensa maritima es notable tambien para la terreste. Por su privilegiada situacion, a pesar de la debilidad de sus parapetos y merlones de mamposteria, puede presentar una muy larga resistencia, y se considera que no reclamaba ningun aumento ni variacion esencial. Aunque cuenta con alojamientos a prueba para unos 300 hombres, muy suficentes para su defensa; debiendo proteger las baterias de su falda que hemos enumerado. Tambien la linea que en él termina por tierra se propuso que se construyeran blindages en la parte en que no hay bovedas del gran patio, que proporcionarian un abrigo provisional conveniente para una fuerza de 200 hombres, dispuesta a acudir donde fuera necesario al menos de noche. Estos blindages deben construirse con anticipacion, pero sólo en el caso de armar el castillo, que deberia guardar en sus almacenes alguna madera, estacadas, etc., para colocarlas en tiempo oportuno.

Ademas de las comunicaciones que tiene este castillo para las defensas maritimas de que hablaremos por separado, posee un camino para artilleria hacia el lado de Atalaya en regular estado, y sera suficiente una esmerada recorrida completando sus mesetas, etc., con tal que nunca se deje de reparar los daños que las aguas han de causarle siempre por lo escarpado del terreno.

Union de Galeras con la costa

Hemos dicho que Galeras se une a los escarpados de la costa de las Algamecas por el muro 16. 17 E. 4; el trazo 16, aunque eficazmente protegido por el castillo, no sería imposible que sufriera una escalada de noche, por lo cual se propuso seguir la obra principiada ya de escarpar la roca 5 ó 6 pies en algunos parages, y edificar un cuerpo de guardia defensivo nº 16 para 25 hombres, reponiendo el edificio que hubo en el mismo sitio sin duda para el espresado objeto. El trozo 17 aunque su terreno exterior es más espeso y dificil, en virtud de su larga y pesada comunicacion con el castillo, debe tener segun los anteproyectos otro cuerpo de guardia defensivo igual en todo al anterior.

Estos cuerpos de guardia podran construirse semejantemente a los propuestos para cualquiera de las baterias de que hemos tratado, dandoles una separacion para oficial o sargento. Sin embargo, en el 17 deberia de ser algo menos capaz, pues no lo permite el terreno sin grandes gastos.

Las baterias que antiguamente existian en las calas llamadas Algamecas se han suprimido en los anteproyectos por considerarlas muy profundamente innecesarias, pues no es de temer ninguna acometida formal por dichos puntos y serian dificiles de proteger.

Comunicaciones en la falda de Galeras para las defensas al mar

Muy oportunamente en la memoria de los señores Tabar y Echeverría se dejó consignado que todas estas baterias deberian comunicarse entre sí por medio de caminos transitables; habia algunos antiguamente que debieron servir para el artilleramiento, pero el trascurso del tiempo los transformó en veredas que aun para infanteria en parages no dejan de ser peligrosos, o bien se han perdido por completo. No debe tampoco echarse en olvido que las piezas que ahora se usan en la defensa de las costas son de mucho más dificil transporte. Constituyendo Galeras el gran reducto de la seguridad de todo este lado, hay tambien necesidad de tener el camino que baja a las baterias en buen estado, y lo mismo el que se comunique con la Plaza.

Las comunicaciones imperfectas que a este lado existen son las siguientes: Desde la Plaza y rodeando el cercado del Arsenal por la falda de Galeras, una vereda para infanteria arrimada a la orilla del mar bajando al Espalmador y de aqui a Navidad. Desde esta bateria un camino hasta Podaderas nº 39, que sigue las fuertes pendientes del terreno y por el borde de derrumbaderas, en general suficientemente ancho para artilleria pero de dificil si no imposible habilitacion en todas partes, pues hay vueltas de angulo muy agudo, agregandose una pendiente rapida bajo un elevadisimo escarpado. Del Espalmador tambien partia un camino a lo alto de Podaderas baterias 47’s, pero se conservaba sólo a trozos y con fuertes pendientes, y tan deteriorado que ha sido preciso construirlo casi de nuevo, mejorando en lo posible el trazado. Desde lo alto de Podaderas hasta la parte baja no quedaba comunicacion alguna, pues no debe darse este nombre a una vereda que un hombre no podia pasar sin riesgo.

En el Espalmador, por donde atraviesan todas estas comunicaciones, se habilitó cuando alli se situó el Lazareto un pequeño muelle que, aunque de corta extension y anchura, permite el atraque de embarcaciones menores de suficiente porte para el servicio; en él casi siempre y con todo viento puede atracarse, y ademas esta en lo interior del puerto y fuera de la vista y del alcance del enemigo. Indudablemente ha de ser el puerto de partida de las comunicaciones para este lado, y existir siempre un camino que saliera desde dicho muelle, aun cuando el de Navidad con la punta de Podadera no presentase tantas dificultades para habilitarle.

El trazado del camino que se ha comprendido desde dicho desembarcadero a las baterias 47-47’-47’’ y cuartel defensivo es es [sic] aprovechable en todo tiempo para carruages. Desde aqui a lo inferior de la montaña se ha trazado y casi concluido una anchurona bajada, la mayor parte a media ladera pero en parages con grandes terraplenes y desmontes en roca. Sus pendientes son fuertes pero no imposivilitarian el empleo de carruages si las muchas revueltas que ha habido que darle en pequeños angulos no lo impidiesen. En estos cambios de direccion se ha dejado plazoletas, lo anchas que ha permitido el terreno, y asi el artilleramiento podra hacerse con facilidad usando de retenidas.

Las pendientes llegan en algunos parages a un 17 por 100; en lo general, sin embargo, no pasa del 10; la longitud total de unos 4.500 pies.

La anchura minima del camino es de 12 pies; se han hecho los muros de contencion de gran altura, de mamposteria ordinaria, y algunos de piedra en seco revocada; se ha dotado de cunetas de una alcantarilla y varios badenes.

Casi todo el terreno es de roca viva; donde las pendientes son muy rapidas, se han puesto cadenas transversales de mamposteria para contener el relleno de casquijo o piedra partida de 1 pie de espesor; se ha cubierto el todo de arena y se ha aprisionado bien, quedando el firme en la parte acabada con el cambio necesario y muy resistente.

Se necesita asimismo atender a la completa reparacion de las demas comunicaciones indicadas, como tambien a los ramales que deben dirigir a cada bateria que se incluyen en su presupuesto.

El muelle del Espalmador debera alargarse y ensancharse algun tanto para obtener mayor calado, y que sea más espedito el servicio aun cuando éste no se considera urgente.

Falda de San Julián

Pasemos ya a ocuparnos de las baterias proyectadas en la falda de San Julián, que han de cruzar su fuego con éstas protegiendose mutuamente.

Bateria de Capnegre nº 53. G. 9

Y dando la preferencia a las más avanzadas empezaremos por la bateria de Capnegre nº 53.

Antes de entrar en el puerto de Cartagena y bajo la falda de San Julián, como se ve en el plano general, se encuentra la ensenada de Escombreras, donde pueden abrigarse las mayores escuadras. Algunas de las baterias de podaderas de que hemos tratado tienen fuegos contra esta ensenada, otras de las que nombramos tambien los dan y el fuerte de San Julián ejerce accion contra ella; sin embargo siendo bastante entrante dicha bahia, impidiendo la desigualdad y el relieve de la costa y el de las baterias o fuertes que la proporcion sea suficiente para impedir un acceso a ella, se considera necesario ocupar como complemento de su defensa la punta de Capnegre G. 9. Quedose la idea de establecerse en el islote de Escombreras para donde hubo proyectos de un fuerte, para que no presentando meseta la roca, tendria un costo extraordinario y por ser ademas un punto aislado lejano y dificil de comunicar y de proteger.

La posicion de Capnegre flanquea muy bien la puerta exterior de la ensenada, y batiendo con fuegos muy directos y a excelente distancia y altura el canal de entrada, haria que ésta fuese muy costosa y dificil, secundada por los fuegos de otras baterias. De este modo los buques abrigados en Escombreras sólo estarian expuestos a la accion de las bombas arrojadas desde el mar y a muy larga distancia por los buques enemigos, pues la naturaleza del terreno y la influencia y accion de las obras propuestas para la defensa terrestre, no hacen presumir el establecimiento de baterias por tierra.

Debe sin embargo asegurarse este fuerte o bateria de un golpe de mano, pues aunque situado en la costa que puede llamarse propia y facil de proteger, está bastante lejano y es el más avanzado.

La bateria propuesta es de trazo redondeada, adecuada a la forma de la meseta y a la conveniente direccion de los fuegos, y se conpone de bovedas perpendiculares para 12 piezas en dos pisos; a los dos extremos de la bateria estan las escaleras de subida; junto a estas, en uno de los lados, un cuerpo de guardia para uno o dos oficiales; en el costado opuesto, el almacen de efectos de artilleria y debajo un repuesto de polvora. La gola de la obra esta ocupada por un cuerpo de guardia a prueba para 40 hombres aspillerado a conveniente altura para que tiren por encima del camastro, y formada por una boveda de cañon seguido cuyo eje es normal al redondeamiento; la planta termina en un semicirculo. Este edificio con los dos anteriores que tambien estan aspillerados, forman el atrincheramiento de la gola que está ademas precedida de un foso que no recorre la parte anterior de la obra porque la roca, muy escarpada por este lado, se ha recortado de modo que sea completamente impracticable.

Así escribe su autor Almarjal en todo el documento, por lo que se evitará señalarlo nuevamente.

Bateria de Trincabotijas nº 52 (F. 6) y complementaria nº 52’ y 52’’.

[Al margen: Hoja nº 6 y 6 bis]

Ya en la embocadura del puerto, en un estribo saliente que se acuerda con Podaderas, está la punta de Trincabotijas (F. 6) en donde se situa una buena bateria cuyos fuegos descubren hasta los escarpados de la falda de Galeras y el canal que forma el islote de Escombreras.

Propusose hacerla capaz de 21 piezas, de las cuales 10 y el repuesto en bovedas y el resto en barbeta superior. Se cerraba por la gola con muro aspillerado y alojamientos defensivos, pues que el monte de San Julián, aunque muy escabroso y dificil, es accesible para la infanteria.

Basta echar una mirada al plano general de la plaza para conocer que esta posicion, la más avanzada para la defensa inmediata del puerto de Cartagena, compartira con la punta de Podaderas la preminencia de ser las llabes de su entrada. A las dos debe confiarse principalmente el combatir al enemigo, y no permitirle acercarse; todas las demas baterias a retaguardia protegen y auxilian a estas, cooperan el mismo objeto, y harian infructuosos la sangre y los sacrificios que el vencerlas habria de costar.

Hemos visto que Podaderas se ha convertido en su parte baja en un fuerte acasamatado, que con sus 48 bocas de fuego a muy buena altura y las 15 de la alta, arrojarian innumerables proyectiles al enemigo a todas distancias y posiciones, ya directos, ya a rebote, ya curvos. Gran fuerza tiene por sí sola Podaderas; y flanqueando el lado opuesto no es presumible que sin apagar sus fuegos se atreviese el enemigo a atacar a Trincabotijas. Pero esta bateria no devuelve la proteccion que recibe; su emplazamiento es casi tan alto como el de la bateria 47’, pues segun los planos y perfiles ahora lebantados, la meseta está sobre el nivel del mar a 320 pies. Por eficacia habian de tener sus fuegos fijantes para flanquear a Podaderas; de modo que todos los ingenieros que han visto la posicion con el que suscribe, hemos deseado poder colocar ademas de dicha bateria otras en Trincabotijas más baja, y con este objeto se han hecho repetidos reconocimientos aun en la parte menos accesible del S.

Constituye ésta un fuertisimo escarpado formado por inmensos peñascos hacinados informe y violentamente por una gran conmocion inferior, que parece envolvio entre ellos con sus defensores una antigua bateria que a media ladera estaba establecida. A poca extension copió el derrumbamiento; hoy ha quedado como cortada a pico una altura casi de 100 pies en todo el frente que ocupa la proyectada bateria precediendola en la parte inferior una extensa escollera más o menos nutrida de moles de piedra hasta la mar, pero tanto a un lado como a otro se conservan las fuertes y naturales pendientes de la montaña.

La meseta superior es de la forma que indica el plano, capaz de contener la bateria del anteproyecto aunque no con todas sus dimensiones a no entrar en grandes gastos en desmontes o bien en muros de contencion. A la izquierda o E., el terreno sube por diferentes estribos hasta la cumbre de San Julián, la espalda la tierra libre entrando el mar hasta el fondeadero de Calacortina. Al O. notase un antiguo camino de pendientes fuertes de que se conservan pequeños trozos, habiendo destruido las movidas la mayor parte de su firme, aunque estaba empedrado. Conducia esta bajada a emplazamientos de baterias a media ladera de la montaña que debieron resentirse de la conmocion subterranea citada, y sólo se conservan trozos de muros de escarpa. Hemos expresado en el plano cuanta extension hay aprovechable en estos emplazamientos. El más bajo (a 100 pies) sólo es capaz de dos casamatas de 14 pies de luz; sobre ellas podra haber otras dos piezas a barbetas y a retaguardia, y bien resguardadas para jugar hasta de reves otras dos; ciérrase la avenida de la bateria por un muro aspillerado que se enlaza con la parte más pendiente de la roca, y podra flanquearse por los antepechos o muros del camino. Se la dota de un cuerpo de guardia. A muy corta distancia está el otro emplazamiento suficiente para otras cuatro casamatas de igual magnitud; su altura sobre el mar es de 180 pies; se le da tambien un pequeño edificio para el plantón de artilleria que deberia custodiar, ademas de los efectos de las piezas, el repuesto inmediato abierto en la roca con bobeda a prueba para la entrada. Estas dos baterias podrian suministrar aun juegos de rebote que faltan a la parte alta de Trincabotijas, defendiendo muy eficazmente la entrada del fuerte y a Podaderas; y ventajas tan notorias en nuestra humilde opinion nos han impulsado solamente a proponerlas como aumento a lo anteriormente propuesto, dejando a la acreditada ilustracion de la superioridad la resolucion más acertada. El exceso de coste de estas baterias se subsana con las modificaciones que la estrechez de la meseta ha reclamado en la anteriormente propuesta y la disminucion consiguiente de longitud de las bovedas.

Esta bateria de Trincabotijas se ha empezado provisionalmente a barbeta alta para 10 piezas tratando de utilizar la mayor parte de los trabajos para la permanente.

Segun hemos indicado y se ve en el plano levantado con esmero por el maestro mayor de esta Comandancia con la debida vigilancia y comprovacion, la meseta superior podia contener la bateria del anteproyecto, pero era necesario ocupar desde la cota 320 a la 290; este desnivel en el asiento de roca (pues de la 1ª cota se rebaja cuanto terraplen existia en el terreno, unico vestigio de la anterior bateria), hubieran hecho inmensamente costosas las obras; resolviese pues reducir las casamatas desde 45 pies de largo que tenian hasta 30 en el frente; reconcentrar el redondeo de la derecha para no bajar de la 310, haciendo las bovedas de 25 y trazando finalmente el muro de gola, segun estaba propuesto, pero por el borde de la parte más alta; aun asi hay parages en que el muro de contencion tiene más de 14 pies bajo el asiento. Obligados por el caracter provisional por el que debia pasar primeramente esta bateria, se han adosado a la gola edificios para alojamiento de oficiales y tropa, cuerpo de guardia y plantón de artilleria, no precisos aquellos para la permanente, pero que una vez construidos no seran inutiles.

Bajo el muro que ha de servir de estribo al redondeo se ha construido un repuesto; el desnivel del terreno permite que sobre él se costruya otra boveda destinada al mismo objeto en la permanente.

Queda entre esta bateria asi trazada y el borde de la meseta al O. un espacio en pendiente que consideramos debe aprovecharse de todos modos, y más principalmente si las baterias bajas se aprueban. Adaptando el plano de asiento 305, con poco coste podrian en la parte angular exterior situarse tres morteros tras un espaldón de 6 pies de grueso de mamposteria y altura 9 pies, pero con derrame conveniente.

Unida y cerrada esta bateria por un muro aspillerado, daria juegos no sólo a la parte de Calacortina, sino que protegeria las baterias inferiores y su comunicacion con ellas; contra este muro proponemos las cocinas y comunes para oficiales y tropa, que se comunican con la parte alta por una puerta y escalera que tiene enfrente. Propónese tambien otra entrada a esta parte baja para efectuar el artilleramiento no sólo de la bateria de morteros, sino de las baterias complementarias; en esta entrada debe ponerse una fuerte puerta aspillerada y condenarse cuando el servicio no exija lo contrario.

El camino a la parte baja deberia restablecerse poniendole a trozos un antepecho utilizable para fusileria segun se ha indicado.

Tal es en conjunto el proyecto definitivo que para tan interesante bateria presentamos con desconfianza suma pero alentados por nuestro deseo de acierto.

El acasamatar la bateria superior lo consideramos conveniente para tener a cubierto alguna fuerza, pero no tan urgente como las bajas, que sólo con este requisito deben construirse. Concluida como está dicha bateria a barbeta alta, puede servir eficazmente, y por su altura y por no tener a la espalda sino una fuerte pendiente al mar, estaria libre de los fuegos curvos que no cayeran en su recinto.

Para aprovechar las vertientes de San Julián como debe hacerse y obtener un buen algibe, se ha de colocar éste a alguna pequeña distancia de la bateria y no ha admitido el plano el indicar su situacion. Se hara igual al del Espalmador y baterias altas de Podaderas. 

Bateria de Santa Ana nº 51 (F. 6).

[Al margen: Hoja nº 7]

Algo más hacia la plaza, en otro estribo saliente de la costa que abraza con el de Trincabotijas el abrigo o fondeadero de Calacortina, estaba la antigua bateria de Santa Ana nº 51 (F-6) que en el anteproyecto se restablecia para 15 piezas, mitad en casamatas mitad a barbetas. Su situacion proporciona fuegos rasantes que se cruzan con los de Podaderas y Navidad. Se trazaba en arco de circulo dirigiendose a punto inaccesible a los buques enemigos para hacer imposible la enfilada, quedando cubierta con el relive de la obra, la roca de la espalda, y evitandose por consiguiente los rechazos. La posicion de esta bateria es eficaz tambien para batir el acceso de Trincabotijas.

Consérvase, aunque con los deterioros consiguentes, los muros de escarpa utilizables, pues la mamposteria está tan dura como la roca; hay dos bovedas aunque medio destruidas que servirian de repuesto y un gran algibe capaz de 5 a 6.000 ppp de aguas. Indudablemente debio haber dos órdenes de fuegos, uno en bajo en angulo y otro en un redondeamiento superior.

Nos parece debe ser conveniente tratar de utilizar lo más posible para la nueva bateria los muros de escarpa que existen, y reemplazar el trazado del antes proyectado por otro más aproposito para ello. Tiene hoy el emplazamiento bajo un gran desnivel desde el angulo saliente; redondeara éste y se adopta como plano de asiento de las casamatas el 40 sobre el nivel del mar; proponese semejantemente alta bateria de la punta de Podaderas, un 2º orden de bovedas que corran por el emplazamiento superior, el cual tambien podra tener 3 piezas a barbeta alta. La parte que mira hacia la bahia admitira otras dos a barbeta muy a cubierto y de mucha eficacia. Tampoco pueden tomarse las prolongaciones de la parte acasamatada.

Esta bateria sera capaz de 20 piezas, de las cuales 15 estaran en casamatas. Atendiendo a lo bajo que está el emplazamiento se ha creido mucho más conveniente poner bovedas en vez de la barbeta alta, que podria haberse corrido sobre las casamatas superiores y sobre el emplazamiento elevado suprimiendo las 3 bovedas de este. De esta forma la bateria saldria mucho menos costosa y capaz de 18 piezas de las cuales 6 a cubierto, y resultaria casi igual a la del anteproyecto.

La defensa de la gola se haria analogamente al de este; dos tambores circundantes unidos por un muro aspillerado, la cierra por el lado que da a Santa Florentina y otro muro cimentado sobre lo existente. Los desniveles son grandes; el primer tambor se situa en el plano 70, y rodeada de un foso pues el terreno es aun ascendente; el segundo en el 35; pero segun se indica por las cuestas de pendiente y por los perfiles y vista, resultará la bateria en todo su emplazamiento con buenas comunicaciones quedando la entrada con la cota 50 y perfectamente desenfilado en su interior. Se la supone con cuerpos de guardia, letrinas y demas. Los tambores se presupuestan techados, pero sin inconveniente podran quedar al descubierto, pues no faltan alojamientos para el servicio de la bateria.

Una de las antiguas bovedas quedan bajo el terraplen de la parte alta y podra rehabilitarse para repuesto suyo; la casamata irregular que resulta servira para el de la baja. El algibe resultante podra aprovecharse y ya se ha recompuesto con objeto de adquirir agua para los trabajos de este lado.

Esta bateria comunica por vereda con Calacortina, teniendo alli el camino a Trincabotijas y del mismo modo con la bateria de Santa Florentina y San Isidoro, que tiene inmediatamente detras a muy corta distancia y de la que no toca ahora hablar. Entre las dos abarcan el pequeño resguardo conocido con el nombre de Rioseco.

Bateria de Santa Florentina y San Isidoro nº 50 (F. 6).

[Al margen: Hoja nº 8 y nº 8 bis]

Siendo esta una de las que provisionalmente se han habilitado y habiendolo descrito tratando de la defensa provisional, veremos que ahora debemos partir de su estado actual para proponer el proyecto definitivo, que en nuestra pobre opinion le corresponde.

El anteproyecto de esta bateria era una barbeta alta formada por un parapeto de tierra de 21 pies de espesor, con revestimiento interior y su dotacion de 13 piezas sobre explanadas giratorias.

Puede decirse que de este modo ya existe, aunque al macizo de tierras se ha tenido que sustituir un muro de mamposteria de unos 4 pies de espesor. Estos muros descubiertos tienen sus inconvenientes, pero si en las casamatas los ofrecemos elevados a los fuegos del enemigo, mejor se podra dejar una simple barbeta que con sus 5 pies8 pulgadas de altura no ofrece blanco apreciable, mucho más cuando a barbeta no puede estar destinada a combatir con el enemigo de cerca, pues no sólo la abundancia de fuegos curvos empleados hoy en el ataque desmontarian las piezas y causarian muchas pérdidas, sino que los de fusil no dejarian parar en el bajo emplazamiento de esta bateria.

Mas como se ha dicho en la memoria acerca de la defensa provisional, la bateria de que tratamos tiene gran influencia hacia el exterior con los fuegos de sus lados menores; influencia igual a la de Santa Ana de que tan poca distancia la depara mayor que la de Navidad pues está más abanzada y expuesta; y siempre muy grande si al dotar de defensas al puerto se desea conseguir que, a pesar de los adelantos modernos que progresivamente se hacen para el ataque, ofrezca tal fuerza que ninguna escuadra por numerosa y fuerte que sea ose arremeterle. Creemos pues deber utilizar convenientemente los fuegos directos de Santa Florentina y San Isidoro, y sustituir la barbeta de explanadas giratorias que admiten menos, con mayor numero de piezas más resguardadas. Y para ellas nos atrevemos a proponer que se acasamaten estos lados; asi se obtendran 10 piezas para combatir al enemigo sin temer a sus fuegos curvos ademas de las 15 que descubiertas subsisten. Se adopta por unico plano de asiento el superior de la provisional a 45 pies sobre el nivel del mar, debiendose elevar el costado derecho bajo el que subsiste el repuesto. Conservase a barbeta alta el lado que mira hacia el [borrado] proponiendo por parapeto un muro de mamposteria de 6 pies de espesor; este lado estará a cubierto de la enfilada por el relieve de las casamatas, y podra conservar sus piezas para caso necesario. No encontrariamos tampoco inconveniente en reemplazar la barbeta sobre las casamatas con cañoneras abiertas en el muro de mascara; y esto en general lo hariamos en todos aquellos lados de baterias cuyos fuegos hubiesen de desperdiciar el campo de tiro que les ofrece la barbeta. Por su descripcion se deducira cuáles podran ser estos, debiendo dar de elevacion el muro hasta 7 pies para el coste suyo no varia de la barbeta alta, pues se economizan los dados que existen.

Se abre inmediato a esta bateria un algibe capaz de unos 3000 ppp de aguas.

Considerandola ya con otro caracter y mayor fuerza, se ha creido deberla cerrar por la gola con un muro aspillerado cuyo reves, por facilitarlo asi el terreno, no podra descubrirse desde el mar.

Para la de Santa Ana es prudente precaber un golpe de mano por tierra, y aunque no está en identico caso Santa Florentina y San Isidoro, se debe suponer que el enemigo desembarcando en Rioseco de noche, podria al mismo tiempo y por el mismo punto acometer a ambas; ademas los cierres de gola de estas baterias estan en comunicacion y se aseguran mutuamente.

Los señores Tabar y Echeverría, con prevision y acierto, situaron a retaguardia de esta posicion en el punto f. (E-6), a cubierto de los fuegos curvos, un cuartel defensivo para 100 hombres que pudiesen acudir a cualquier punto y vigilar las veredas del monte. Este cuartel podria ser analogo al indicado para las baterias 47, 47’, 47’’ (hoja nº 3 bis), pero no lo creemos de absoluta necesidad si se apueba el aumento de casamatas para las baterias de Santa Ana y para esta de Santa Florentina. Y notoria que ambas tienen alojamientos sobrantes, la 1ª por los tambores abiertos y la 2ª con el mayor cuerpo de guardia que para la provisional ha habido que constuir. Entre las dos podran recibir facilmente dicha fuerza, y el corte del cuartel defensivo compensaria el de las casamatas aumentadas en las dos citadas baterias, reportando estas ventajas para las defensas que aquel no podia cumplir.

En el caso sin embargo de que a Santa Florentina y San Isidoro no se considerase indispensable dotarlas de casamatas, veremos lo más conveniente para su proyecto definitivo construir cañoneras en los lados en que tiene fuegos directos al exterior; estas podrian abrirse en un muro de mamposteria de 6 pies de espesor como la barbeta alta pero si se le quiere dar más consistencia se restableceria el antiguo parapeto revestido interior y exteriormente de mamposteria y relleno de 12 pies de tierra. Entonces el muro de gola podia suprimirse, pero el cuartel defensivo propuesto era necesario.

Como manifiesta la memoria del anteproyecto, proximo a este cuartel defensivo y a estas baterias de Santa Ana y Santa Florentina, en unas cuevas o excavaciones que existen en el terreno, debe hacerse un deposito para 1000 qqs de polvora. No se considera apremiante, pues en Santa Lucía existe un gran almacen, sin embargo podria construirse como el proyectado para lo alto de Podaderas, con el consiguiente [borrado: ¿aumento?] de longitud, y si el cuartel defensivo no lo ha de vigilar se pondria un pequeño cuerpo de guardia aspillerado a su inmediacion.

Bateria de San Leandro nº 49 (E. 6).

[Al margen: Hoja nº 5]

La bateria de San Leandro esta casi enfrente de la del Espalmador, en el lado opuesto de la bahia, pero la distinta forma de la costa y de su posicion, la permite flanquear eficazmente la falda de la montaña hasta la punta de Santa Ana, batiendo la entrada del puerto. Esta bateria está trazada perpendicularmente a la orilla y en tres escalones; conservase hechos los emplazamientos con el muro de escarpa los de revestimiento y contencion, aunque deteriorados; proponese rehacerlos abriendo cañoneras en vez del parapeto de 21 pies de espesor de tierra y babeta alta del anteproyecto. Esta variacion sólo depende del corto campo de tiro que tiene la bateria, que no admite explanadas giratorias sin pérdida de espacio ahorrandose tambien tierra.

Levantase de nuevo en el mismo sitio que el antiguo un cuerpo de guardia, se repara el pequeño repuesto que bajo el emplazamiento superior aun existe, y abriendose un algibe igual al de Santa Florentina para aprovechar las pendientes del terreno creemos que estara completo el proyecto definitivo de esta bateria, que resulta capaz de 8 piezas de fuegos rasantes a las alturas 22, 32 y 45 pies sobre el nivel del mar.

Fuerte del cabezo de la Cruz: numero 56 (E. 7)

Obrando para el interior del puerto, y con gran influecia tambien para la defensa terrestre, se ha de establecer este fuerte en una pequeña eminencia que flanquea eficazmente toda la muralla de mar de la plaza, batiendo la costa y la entrada del puerto.

Es una obra acasamatada de planta rectangular con sus lados menores convertidos en arcos de circulo. Consta de 14 casamatas para artilleria ademas de las bovedas para repuesto y almacenes, y una barbeta superior corrida capaz de 16 piezas. Se debe abrir un algibe.

La obra está bastante a retaguardia en posicion dificil para batirla con artilleria desde puntos proximos.

Fuerte de San Julián nº 41 (F-7). [Al margen: Hoja nº 9]

En tan interesante posicion que puede llamarse la principal llave de la defensa de la plaza y puerto de Cartagena, los señores Tabar y Echeverría proyectaron un bien entendido fuerte. La capacidad no es grande, pero parece no sólo la suficiente para conseguir el objeto que se desea, sino para poderlo realizar sin exorbitantes gastos adaptandose tambien a la extension de la meseta. Este proyecto se reproduce en la hoja, aunque con alguna pequeña modificacion que se indica, habiendose levantado el plano acotado de la meseta que estara a unos 750 pies sobre el nivel del mar.

No se aprecian en el plano algunos muros de escarpa, restos de fortificaciones antiguas provisionales que circundaron la torre, pues no pueden aprovecharse en este proyecto a menos de estrecharlo aún más.

La torre existente contiene dos pisos y la plataforma; la parte baja sirve para almacen y repuesto; la principal para alojamiento y en esta se halla la puerta con escalera de mano y dos vanos, que ademas de servir para ventilacion, estan dispuestos con el fin de recibir piezas de pequeño calibre; la direccion de los fuegos de estas troneras son segun la cara C. y la gola del fuerte. La plataforma monta un cañon giratorio y tiene una pequeña banqueta para fuegos de fusileria; bajo el piso inferior hay un algibe.

Suponiase que alrededor de esta torre se desmontaba el espacio interior unos 12 pies por termino medio para obtener un plano de asiento horizontal.

Se compone el fuerte propuesto de dos alas casi paralelas, una de ellas dirijida al centro de la torre, y ocupaban toda la parte aprovechable de la meseta en este sentido; estas dos alas se reunian con una linea angulosa presentando un entrante al exterior flanqueandose.

A la parte que da al mar, sobre Escombreras y el islote del mismo nombre, o lados b. c., se le dio dos órdenes de fuegos por medio de un piso acasamatado bajo la barbeta general que queda de nive; el lado d. e. dirige sus fuegos cruzados sobre la prolongacion de la meseta donde insiste la obra, y el f. sobre las abenidas del terreno que media entre la plaza y el Calvario, barrio de Santa Lucía y camino de comunicacion. La gola, que es inaccesible, se cierra por un cuartel defensivo y por muros aspillerados que descubren el terreno quebrado inmediato a las baterias de la falda. Bajo el terraplen de la cara f. se hacía una galeria aspillerada, y se supuso cerradas las casamatas de los lados b. c. con muros tambien aspillerados, dejando puerta y dos ventanas en cada una para circulacion del ayre y evitar los inconvenientes del humo; bajo la rampa hay bovedas que pueden servir para guardar efectos y comunicar al repuesto de municiones y galeria de contraescarpa g. A las otras dos h. i. conducen escaleras y galerias correspondientes como se ve en la planta. La comunicacion principal al exterior se verifica por la surtida K al fondo del foso y puertas o rastrillos l. m. Como los fondos del foso no estan de nivel se trazaba en pendiente desde la cara f., y en el punto más bajo proximo a la torre se hacía un gran algibe, pues el de esta no es suficiente si conviene su uso hasta el ultimo apuro. Este foso que circuye todo el fuerte se cubria con glasis y camino cubierto, y se hacian tres galerias de contraescarpa g. h. i. para el flanqueo de aquellos.

Este era en resumen el fuerte del anteproyecto. Para obtener glasis y camino cubierto en todos los lados del fuerte dado el plano acotado levantado, ha sido necesario no dirigir el lado b. al centro de la torre sino tangentemente al interior. No encontraria de grandes dificultades que venir en dar mayor longitud a dicho lado y al opuesto que le es casi paralelo por permitirlo la meseta, asi como no consiente el ensanche como seria de desear; se han puesto dos casamatas que sirvan de caponeras para flanquear dichos lados y sus fosos, ademas de las galerias de contraescarpa que se conservan. La casamata flanqueante k. del lado del mar tiene el plano de asiento del orden inferior a 5 pies sobre el nivel del foso; y se comunica a él independientemente por un muro de gola t. que la cierra por la parte exterior; el piso del 2º orden resulta de nivel con el asiento de la obra; sobre este y siguiendo por la barbeta general se deja un doble muro aspillerado que podra tener algunos matacanes para ofender a la parte baja que tambien se descubre desde el muro aspillerado de la entrada m. por este lado y desde la torre. La casamata flanqueante f. del lado opuesto no tiene sino un orden con barbeta superior, a su parte baja se viene en suave pendiente desde el interior de la obra y queda a 4 pies sobre el nivel del foso. A la barbeta se pasa tambien con ligera rampa desde el terraplen del lado f. El cuartel defensivo, que sólo tenía 55 pies de longitud, se le ha dado 50 pies más; dejando separacion para oficiales se han colocado proximos los comunes y en el tambor las cocinas x. Éstas son las pequeñas modificaciones que hemos creido deber proponer, con lo cual se da alguna más extension y capacidad al fuerte y se asegura mejor el que no pueda ser sorprendido y tomado por los fosos, dandoles eficaz defensa. En la parte baja se deja un algibe z. Capaz de 8.000 ppp de agua que puede recoger las del foso, terraplenes y edificios. Se le supone un depurador haciendole una separacion con filtros de casquijo y arena que tambien podran ponerse en los canales de entrada. El pozo de este algibe, que debera tener una bomba, se pone en el camino cubierto del tambor hacia el mar, puesto que siempre estará a disposicion de la defensa. Los desmontes que origina este algibe seran de consideracion, mas en cualquier otro sitio serian iguales a menos de separar el algibe mucho del fuerte.

Se supuso el armamento del fuerte de 29 piezas, a saber: 7 obuses largos de 9 pulgadas para las barbetas b. y c. y otros tantos cañones de 24 para sus casamatas; 13 cañones de igual calibre sobre los terrapelntes con vistas a tierra; uno de 24 sobre la plataforma de la torre y dos obuses de a 12 ó sean de montaña para colocarlos en sus ventanas, que pueden jugar a metralla sobre los terraplenes o interior del fuerte en caso de necesidad. Ahora deberan aumentarse otras 4 piezas de campaña para las casamatas que han de flanquear los fosos, y otras 4 de grueso calibre para las que pueden jugar al exterior sobre ellas.

Los referidos señores no encontraron peligroso situar en posicion de donde tanto se podia prejudicar a la plaza tal cantidad y calidad de artilleria; éste es un inconveniente que siempre se arrastra cuando se trata de defender un punto dominante, y en el de que tratamos no sólo consideraron que la obra no podia tomarse por un ataque brusco sino que sería casi impracticable el industrial.

En efecto, el terreno que la rodea es tan aspero que sólo pueden atacarle con trabajo hombres a la desfilada y por sitiar batidos por artilleria y fusileria, y asi no se concibe posibilidad de que se intente un asalto por escalada; pero exponiendo que el enemigo todo lo supera y se lanza al foso, sufriria el fuego de las galerias de contraescarpa al que ahora hemos de añadir el de las casamatas flanqueantes que sin duda la harian desistir de su empresa. Mas suponiendo que logra coronar los parapetos y penetrar en lo interior del fuerte, le abrasarian los fuegos de la torre, cuartel defensivo, reves de las casamatas y galerias bajo el terraplen. Sería pues inutil este ataque. Para el industrial debia empezarse por abrir un camino por una aspera vertiente en roca viva donde no se encuentra tierra ni aun piedra sueltas; el tiempo que absorveria el allanar esta dificultad excederia tal vez al que se invierte en tomar una plaza. Conseguido el camino entraria la construccion de baterias y practica de la brecha, librar el asalto y alojarse en los terraplenes para batir las defensas interiores. Cumple pues el fuerte con las condiciones necesarias, y responde a lo interesante y vital de la posicion que defiende. La estrechez de la obra y el abrigo que ofrecen las casamatas, torre y galerias, no debe inspirar grandes temores con repecto al bombardeo.

El fuerte saldra muy costoso no sólo por su situacion, sino por los grandes desmontes y terraplenes que hay que hacer para obtener un emplazamiento horizontal suficiente, que se aproxima a los 18 pies bajo el actual de la torre. Muchos de aquellos seran en roca, pero pudiendose aprovechar la piedra para sillares y sillarejos, y los cimientos no ofreceran ninguna dificultad ahorrandose tambien en espesor de las escarpas. Si se suprimiera el glasis que ha de cubrir la mayor parte de la escarpa, al menos en el lado que mira al mar, se evitarian muchos de dichos desmontes y terraplenes, pero no nos hemos determinado a proponerlo para que el ataque a viva fuerza sea más dificil. En la hoja se pone con cotas de carmin los diferentes planos a que ha de quedar el foso, y no podemos menos de indicar que antes de emprender tan considerable fuerte, seria preciso estudiarlo detenida y esclusivamente, lo que podra atraer alguna modificacion.

Existe un camino para esta posicion que parte desde el extremo del barrio de Santa Lucía; este camino, como todos los que en terreno tan quebrado se abren sin grandes gastos y sin reparaciones continuas, está hoy socabado en diferentes parages e inutilizado para carruages; preciso sera habilitarlo de nuevo para el artillamiento y servidio del fuerte cuando se concluya.

Comunicaciones en la falda de San Julián para las defensas al mar

Hemos indicado los caminos o veredas que tienen cada una de las baterias o fuertes de que hemos hablado, y debe sobreenterse [sic]12 que todas deben repararse y ensancharse para que las comunicaciones sean expeditas y lo más rapidas posibles. Sin embargo lo quebrado del terreno no permite dar comunicacion directa a ninguna bateria con San Julián sino por medio de Trincabotijas. Ya existe entre estas últimas posiciones un camino pero sumamente deteriorado, y debera repararse pero sólo para el paso comodo de la infanteria.

El centro de las comunicaciones por mar de este lado y el embarcadero de Calacortina, de muy poco fondo pero suficiente para el servicio, sólo existe una muy estrecha vereda que se introduce en el mar unas cuantas varas, apenas capaz para el paso de dos hombres y que a menudo cubre el agua; debe ensancharse, extenderse y elevarse lo posible para hacer un pequeño muelle, como ya se ha empezado a efectuar, que facilite el desembarque de la artilleria, etc. Creese suficiente dejarlo con una elevacion de tres pies sobre las aguas y con 16 de ancho en una longitud de 30, sentando sobre escollera el firme y haciendole con casquijo y piedra partida, contenido con revestimiento de sillares asentados con mortero hidraulico. Sin embargo este embarcadero, muy expuesto a las marejadas, no siempre podra utilizarse. Habra tambien que tener practicables las veredas que vienen de Santa Lucía, el camino que sube a Tricabotijas y otra vereda que lleva a sus complementarias.

Cuando se habilite el fuerte de Capnegre, excusado es decir que habra de establecerse una facil comunicacion con San Julián y con el barrio de Santa Lucía.

De este modo las comunicaciones de la costa en esta falda proporcionaran el auxilio mutuo de todas las baterias, y la proteccion que del fuerte situado en la cumbre deben todas sacar.

Defensas al mar del recinto

Finalizaremos de enunciar las obras propuestas tara la defensa del puerto, manifestando las que han de sacarse del recinto de la plaza.

[Al margen: Hoja nº 10]

Aunque toda la muralla del mar se podria facilmente disponer para coronarla de artilleria, no se creyo necesario, pues sólo ha de servir como de reserva a las eficaces baterias exteriores que han de alejar al enemigo del acceso al puerto. Propúsose unicamente la modificacion de la barbeta de los baluartes 18, 20 y 21, dandoles 6 pies de altura y 21 pies de espesor. Aprovechara el parapeto existente para revestimiento exterior, se hace otro interior y el intervalo se maciza de tierra dejandolas a su talud natural segun se ve en la hoja correspondiente. Y como mientras las baterias exteriores no existan, esta obra era de las más urgentes, se ha llebado ya a efecto con respecto a los baluartes extremos nº 18 y 21. El total de piezas que en estos puede colocarse en marcos giratorios es de 19; otras 20 y 6 morteros podran comodamente establecerse en el nº 20.

Los antiguos sardinales de silleria se han quitado para utilizarlos en la parte interior; los revestimientos laterales se han hecho de ladrillo y se ha cuidado de dejar los correspondientes desagües.

Frente del Arsenal

La marina tiene en el poligono de su Arsenal un frente de fortificacion, que bate al puerto y flanquea la entrada de la darsena, capaz de unas 50 piezas, que en vista de la quietud de las aguas en que generalmente esta el puerto, podran a pesar de su baja situacion, funcionar no sólo a rebote sino de punto en blanco. En atencion a estar el mencionado frente a cargo de la Marina no se propuso modificacion alguna.

Resumen de piezas de artilleria contra el mar

Segun se ha podido observar, casi todas las defensas propuestas para el puerto se comprenden en las que han de constituir el 1er grado de fuerza, pues de ellas se proyectan proyectos definitivos; asi esta prevenido en las instrucciones como necesariamente habia de ser si ha de impedirse que el enemigo destruya el Arsenal y la Plaza con fuegos curvos, presentando un armamento suficiente para que a pesar del poder de las escuadras que contra ellos hayan de venir, se las obligue a cejar sin penetrar en el interior del puerto. Ya volveremos sobre este asunto, pero antes de hablar de la defensa de la parte de tierra nos parece conducente hacer un resumen de las piezas de artilleria con que deben estar dotadas, y como algunos anteproyectos se han modificado algo por las razones enunciadas, lo haremos comparativo y distinguiendo las que estan en casamatas de las que han de jugar a barbeta; prescindimos del castillo de Galeras y muralla de mar de la plaza porque no reciben aumento, y separamos las obras que no se han comprendido en el primer grado de fuerza. Defensas terrestres

 

 

Necesidad de estas defensas

Hemos indicado la debilidad de que estas defensas adolescen [sic] hoy, y de poco servirian las maritimas propuestas si se dejan al enemigo la posibilidad de evitarlas para tener la plaza desembarcando en un punto cercano como en Pormán o Almazarrón para atacarla por tierra. Tambien puede darse el caso, aunque no provable, de que la operacion de sitio fuese el resultado de una invasion interior. No insistimos pues en demostrar que una plaza de la importancia militar y maritima de Cartagena, ha de tener equilibradas por ambas partes sus defensas.

Embestidura por el mar

La presentacion por mar para un ataque simultaneo terrestre es siempre el más verosimil. Aun cuando sea este el que se halla de formalizar siendo la primera necesidad del sitiador bloquear el puerto que trata de rendir y privarle de recursos y socorros, no podria establecerlo convenientemente sin contar con el auxilio de una escuadra, y ésta debe suponerse poderosa si ha de conducir el material necesario para emprender un sitio en regla y un cuerpo de egercito de desembarco respetable. En estos supuestos y ante todo, se creyo conveniente naturalmente el proveer a retardar cuando fuera posible las operaciones prelimiares del ataque, ganando tiempo no sólo para que llegasen tropas sino para disponer la defensa.

Fortificacion de Pormán y Almazarrón

Considerando pues que el enemigo habia de apoderarse del puerto de Pormán o Almazarrón, el primero a dos leguas y cinco el segundo, propúsose que en vez de las torres de costa desmanteladas que defienden estos puertos, se hicieran principalmente en Pormán buenas fortificaciones, aunque no imposibilitaran su toma o destruccion. Limitose la propuesta a los puntos expresados porque los de Aguilas y Torrevieja estan ya distantes, y aunque aquel es buen fondeadero tiene un pequeño castillo y el camino a esta plaza es sumamente penoso y muy accidentado el terreno que atraviesa. Lo mismo sucede a Torrevieja y ademas no ofrece la rada buen abrigo para servir de base.

Linea de fuertes avanzados para evitar el bombardeo

Recordemos que el objeto principal que debe llevar las fortificaciones de esta plaza por tierra es alejar a su alrededor al enemigo para que el bombardeo no sea la primera consecuencia de su presentacion, y obligarles a emplear mucho tiempo para conseguirlo. Para ello no hubo otro remedio que el establecimiento de fuertes exteriores aislados en situacion conveniente. Inquiriendo para reseñar las defensas terrestres de los anteproyectos el mismo orden que en las maritimas, partiremos primero de las obras avanzadas.

Preliminarmente es oportuno hacer una ligera descripcion del terreno exterior para en vista de él, consignar el sistema que ha adoptado para la defensa de que se trata segun los señores Lallave y Alpiroz lo explanan en su bien escrita memoria.

El puerto de Cartagena, ya lo hemos dicho, esta comprendida entre los empinados montes de San Julián y Galeras.

Terreno exterior de la Plaza

El terreno exterior en la parte que abrazan los emplazamientos y esfera de accion de las obras existentes y proyectadas, está constituido de la manera siguiente: El elevado cerro de San Julián con sus derivaciones, forma parte del E. una sierra de terreno muy accidentado, que dominando las obras de la plaza y proporcionando en sus pliegues caminos y abrigos seguros para la marcha de los ataques, es en el dia el punto vulnerable de Cartagena, hacia la cual era descendiendo el terreno hasta cortar el llano del Almajar. Despues de San Julián y en la faja que por este lado han de ocupar las nuevas defensas, la altura más importante es la numero 60; desde ésta y siguiendo una curva sensiblemente paralela al recinto, se encuentran otras varias alturas menos elevadas pero de mucha influencia en la defensa. Desde el pie de las derivaciones de San Julián pasado el camino de las Herrerías y siguiendo ya el llano del Almajar, está el cerro llamado de Felipe, montecillo aislado de bastante elevacion que domina el terreno comprendido entre esta parte del Almajar y el cerro de los Molinos de que vamos a hablar.

En direccion proximamente perpendicular a la cortina entre los baluartes 1 y 24 y a más 3000 varas de distancia, se encuentra el cerro de los Molinos, que es una altura de poca elevacion desde la cual el terreno baja suavemente en todos sentidos, de modo que domina con muy buena inclinacion la parte comprendida a su frente y cortados delante del barrio de San Antón, entre la obra abanzada proyectada en una de las derivaciones de la altura de Atalaya y el cerro de Felipe. Desde el pie de las derivaciones del monte de aquel nombre, el terreno sube irregular pero rapidamente hasta su meseta, ocupada por un fuerte abaluartado. Proximamente a la misma altura de Atalaya, separado de él por un terreno sumamente accidentado y a distancia de unas 2700 varas, está el cerro de Galeras cuyas derivaciones proporcionan los emplazamientos de las baterias de Podaderas y las inmediatas.

Sistema adoptado para su defensa

Como resultado del estudio del terreno y de los reconocimientos hechos por los citados señores, especialmente en los puntos que parecian convenientes para el emplazamiento de las nuevas obras, manifiestan que habia que adoptar para establecer su sistema defensivo uno de los tres caminos siguientes:

1º. Ocupar solamente las alturas culminantes.

2º. Fortificar todas aquellas que pudieran tener influencia en los ataques, ocupandolas con obras que cerrasen por completo todas las avenidas practicables de la plaza.

3º. Ocupar sólo aquellas posiciones que cierran las avenidas principales y dominan una grande extension del terreno.

El primer sistema les ofrecia el inconveniente de que por la constitucion topografica especial del terreno los puertos culminantes, si bien descubren una grande extension, ejercen ninguna o muy poca accion sobre las avenidas proximas que son los caminos que realmente seguiria el ataque.

Si hubieran de cerrarse todas las avenidas de la plaza sería necesario establecer gran numero de obras, cuyo coste sería inmenso.

Por estas razones adoptaron el tercer sistema, o más bien un término medio entre los dos primeros. Para ello se han ocupado los puntos culminantes, que como San Julián y la altura nº 60 ejercen una accion real en la marcha de los ataques y ademas las alturas que dominan y cierran las avenidas principales. Las obras propuestas para estos puntos, subordinando su traza a la forma y dimensiones del emplazamiento y al objeto de la obra, se ha procurado que teniendo bastante fuerza propia puedan al mismo tiempo servir de reductos de seguridad a otros atrincheramientos de campaña, que podrian construirse cuando las circunstancias del ataque y los recursos y medios de la defensa le hiciesen factible y conveniente.

Expuesto el sistema adoptado para la defensa terrestre, emprendamos ahora la reseña ofrecida.

Influencia del fuerte descrito para San Julián en la defensa terrestre

El atraque más facil de la plaza por tierra, como hemos dicho, en su estado actual, es ocupando el enemigo la cordillera del Calvario a San Julián, desde la cual descendiendo siempre a cubierto y por buenas y dominantes posiciones, podria apoderarse del barrio de Santa Lucía, desde los cerros inmediatos batir de enfilada y en brecha el hornabeque de Moros, y una vez tomado, poca resistencia podria esperarse del recinto de la plaza. El mayor inconveniente estribaria en subir la artilleria por parages dificiles, pero sólo por su aspereza, pues no sería vista de ninguna parte si se exceptua algun pequeño espacio que descubre el fuerte de San Julián. Hemos descrito anteriormente el propuesto que bate en verdad las avenidas del terreno que media entre la plaza y el Calvario, barrio de Santa Lucía y camino de comunicacion; pero no perdamos de vista lo quebrado del terreno y su posicion encumbrada. Si estuviese entregado a sus propias fuerzas, aunque el enemigo no se decidiera por las grandes dificultades que ofrece a apoderarse de él para conseguir de este modo la rendicion de la plaza que sería el efecto inmediato de su pérdida, podria bloquearlo y vigilarlo impidiendo sus salidas, que podrian servir para molestarle no para detenerlo en su progresiva aunque lenta marcha de ataque que hemos indicado. La necesidad pues de ocupar otro puesto que convine sus esfuerzos con San Julián para imposibilitar el ataque por este lado, estaba demostrada aun cuando no se tratase de rodear la plaza con fuertes exteriores.

Torre nº 60: (E. 10)

Habiendose discutido de ocupar la altura del Calvario que juega [sic] en la defensa un papel muy parecido al de San Julián, se reemplaza con la indicada en el plano con el numero 60 (E. 10). Esta posicion dista más 1.800 varas de San Julián y más 3.000 de la plaza, domina mucho mejor las avenidas proximas por la parte que mira a Escombreras, y está en mejor relacion de defensa con las demas obras que se suponen; ademas no esta dominada por ninguna de las alturas que le rodean.

Se ocupa con una torre igual a la nº 62 que más adelante explicaremos.

Papel del fuerte descrito en el cabezo de la Cruz en la defensa terrestre

Asegurada la cordillera de San Julián por estos dos fuertes, cuyos fuegos estarian en relacion impidiendo el aprovechameinto por el enemigo del camino que entre ellos viene de Escombreras y Pormán, muy dificil le sería correrse a ocupar el barrio de Santa Lucía para batir a Moros; pero estando bastante distantes dichos fuertes aun le quedaria la posibilidad de hacerlo; con objeto de impedirlo tambien se propuso la obra de que hemos hablado en el cabezo de la Cruz nº 56, que hacia el interior domina el barrio de Santa Lucía, defiende la gola de Moros asi como sus aproches y los del recinto de la plaza tomando de flanco la meseta donde podia establecerse una bateria de brechas; y descubre tambien gran parte del camino de San Julián cruzando sus fuegos con este fuerte y el numero 60.

Fuerte de Moros

Habiendo acudido de este modo a proteger a Moros, las comisiones citadas no creyeron necesario proyectar ninguna mejora para él, el cual por otra parte, con su estrecho emplazamiento y corta capacidad, no permite sino obras de poca importancia que no merecen ser objeto de especial mencion, como construccion de alguna barbeta, reparacion de la caponera que lo une con la plaza, y una recorrida general y completa de fortificaciones y edificios.

Torre nº 61 (B. 10)

Siguiendo la linea de fuertes indicada se escogio para colocar otra torre la altura representada en el plano con el nº 61 (B. 10), distante 2.000 varas del nº 60 y 2.700 del castillo de Moros. Esta obra, cruzando sus fuegos con la anterior, defiende muy particularmente la cañada proxima por donde saca un camino que conduce a la costa y bate el terreno comprendido al frente del castillo de Moros y el barrio de Santa Lucía.

Torre del cabezo de la Laura: nº 62 (A. 8)

En la misma direccion, a unas 1.700 varas del nº 61, a 2.000 de la plaza y a 2.500 de Moros, está el cabezo conocido por el nombre de la Laura nº 62 (A. 8). [Al margen: Hoja nº 11.] Este punto, aunque derivacion de la cordillera, se presenta sensiblemente aislado de buena altura para que los fuegos, descubriendo mucho terreno, no sean demasiado fijantes, y enfila y domina el camino de las Herrerías que conduce al importante puerto de Pormán. Se fortifica con una torre igual a las anteriores por no permitir el emplazamiento obra permanente de más consideracion.

Habiendolo elegido para que sea el 2º de los fuertes exteriores que deben componer el primer grado de fuerza segun las instrucciones, se ha levantado el plano acotado de la meseta segun se ve en la hoja correspondiente. Su altura mayor sobre el nivel del mar resulta de 130 pies y sobre el terreno que la circunda unos 70 pies.

Corto y estrecho es el emplazamiento aun para contener la obra porpuesta que podria sin embargo situarse en él con algunos muros de contencion; mas hemos preferido suponer rebajada la meseta para obtener un plano horizontal (de 120 pies sobre el nivel del mar), consiguiendo de este modo gran cantidad de piedra para la construccion.

Consta la torre de dos pisos, es poligonal de 16 lados simetricos en un circulo de 120 pies de radio, con las caponeras equidistantes de un solo piso. El bajo de la torre, aunque dispuesto para artilleria, puede servir para acuartelamiento, almacenes y accesorios de la guarnicion, y el superior contiene 12 casamatas para igual numero de piezas, situandose otras en la plataforma y caponeras. Comodas escaleras y corredores en cada piso establecen una comunicacion desahogada. Por medio del patio interior se verifica la completa ventilacion y salida del humo en las casamatas. Puede alojar 120 hombres o más en caso necesario.

Sera posible circundar esta torre de alguna obra de campaña que pudiera hacer más eficaz su defensa en el pie de su altura; pero dificultades grandes se presentan para cubrirla con un glasis, pues habria que bajar más el plano del asiento y aumentar considerablemente los desmontes en roca. Ahora hay que efectuar un desmonte de 7 pies proximamente de altura, y quedan sus mamposterias del todo al descubierto. En el lado más hacia la plaza se supone la puerta de entrada, que deberia resguardarse con un tambor.

En el centro del patio se abre un algibe capaz de 2.500 ppp al que vinieran a parar todos los desagües de la plataforma.

Suponemos que esta torre se construye con un zocalo general exterior de 4 pies o interior de 2 de silleria y sus paramentos de sillarejos. Las bovedas de ladrillo con sobreespesor de mamposteria ordinaria. Se enlosa las partes en que puede hacerse uso de la artilleria incluidas las plataformas, lo demas de asfalto quedando empedrado el patio.

En su lugar correspondiente explanaremos las razones que hemos creido existen para preferir esta torre a los demas fuertes, que dejamos para cuando se complete la defensa de esta plaza.

En este punto puede decirse que terminan las derivaciones de la cordillera del E. de la plaza, que empieza el terreno ligeramente accidentado y lo separa de la del O., cuya posicion culminante esta ocupada por el castillo de Atalaya. En la zona bastante dilatada por donde se extiende el Almajar al N., si bien por sus condiciones casi pantanosas o la inmediacion de la plaza, seria penoso y lento el desarrollo de los trabajos de ataque, no pueden estos considerarse como enteramente impracticables.

Torre del cabezo de Felipe nº 63 (B’ 7.)

Continuando pues la circunvalacion determinada, se situa otra torre en la altura del cabezo de Felipe nº 63 (B’. 7). Dista 1.700 varas de la 62 y 2.500 de la plaza. Es un cerro aislado de forma tronco-conica de base elictica [sic] irregular. La meseta, que se eleva unas 24 varas sobre el nivel del terreno inmediato, es sensiblemente horizontal; tiene 90 varas de longitud 20 de anchura; desde sus dos extremos baja el terreno en pendiente rapida formando perpendicularmente a la direccion de la meseta dos pequeños rellenos que estan 7 varas más bajos, descendiendo luego con una pendiente muy semejante a la del perfil longitudinal. La poca anchura del emplazamiento ha obligado a adoptar la misma torre anterior rodeada de una pequeña obra de tierra que proporcione fuegos sobre las vertientes de los cerros, con un cuerpo de guardia de vigilancia en el extremo opuesto al emplazamiento de la torre. Esta posicion ve y domina perfectamente el terreno comprendido entre el pie de las derivaciones de la cordillera del E. y el cerro de los Molinos, ejerciendo por lo tanto una influencia eficaz en la marcha de los ataques.

Fuerte de los Molinos

Concluye la linea envolvente de frentes exteriores estableciendo en la altura de los Molinos una obra respetable distante unas [Al margen: Hoja nº 12 y nº 12 bis.] 3.000 varas de la plaza y 3.000 y 2.000 respectivamente de las obras colaterales. Desde la distancia de 2 a 3.000 varas viene ondeando el terreno por esta parte con dominaciones sucesivas, y fue preciso ocupar las más lejanas con objeto de descubrir el anterior, que conserva ademas por este lado la condicion de descender en pendientes suaves a proposito para el desarrollo de los ataques. La ocupacion de este punto quita ademas al sitiador un emplazamiento muy comodo para el bombardeo.

Preséntase el plano acotado de la meseta en que esta obra se ha de establecer. En el espacio que ha de necesitarse existen varios edificios y molinos de viento que dan nombre a la altura de propiedad particular, que previamente deberian expropiarse.

El emplazamiento de la obra está bastante desnivelado; por la parte de la gola hay un escarpado, en la del E. baja el terreno rapidamente formando una pequeña cuenca; al N. extiendese una meseta a gran distancia de pendiente suavisima por la que indudablemente vendrian los ataques, y al O. vuelve el terreno a descender con bastante mayor rapidez.

La distancia considerable a que se halla esta obra de la plaza requiere que se baste asi misma; y la constituye en un punto casi aislado. Estas circunstancias se han tenido presentes para la eleccion del trazado, y los señores Lallave y Azpiroz han dado una nueva prueba de su inteligencia y del estudio que hicieron de la posicion al proponer el de la obra de que tratamos.

Adoptose el trazado del fuerte Alejandro de Coblenza, con las modificiones necesarias a la disminucion del frente, que sólo es de 600 pies tomando por planta un cuadrado, quebrandose las cortinas para proporcionar flancos, estando las caras en linea recta. Tres contraguardias o lunetas de tierra en los lados más expuestos cubren las cortinas y avanzan algo al exterior. Los fosos se comunican y los de aquellas seran flanqueados eficazmente por los fuegos cubiertos de las quebraduras; el del recinto principal se obtiene por caponeras de dos pisos en el centro de los fuertes, que se conservaran para el último periodo del ataque, pues estan cubiertos por las contraguardias. El lado que mira a la plaza al abrigo de un ataque regular, se cierra por un cuartel defensivo convenientemente flanqueado cuya disposicion favorece el abandono de la obra por la guarnicion, cuando tenga apurado todos sus medios de defensa. Las escarpas medio destacadas proporcionan un corredor aspillerado y hacen dificil la brecha. Las contraescarpas estan revestidas.

Hemos indicado en la planta y perfiles el sistema de comunicaciones que proponemos; una poterna en cada fuerte atraviesa el terraplen y desemboca tras la caponera a 6 pies de altura sobre el foso, que ademas se podra profundizar otros 6 pies en el espacio conveniente. La comunicacion de servicio se hara con escaleras portatiles. Tambien se han supuesto otras dos poternas o galerias que desde el interior del terraplen lleban a las casamatas de los flancos y al camino de ronda, ademas del paso que a cada lado del cuartel existe. En las lunetas tras los perfiles de los extremos se deja un transito con el último objeto. Suben a ellas desde el fondo del foso escaleras adosadas. En las bovedas de alojamiento se superponen cocinas y comunes para la guarnicion, y se dota tambien al fuerte de repuestos y un algibe en el parage conveniente que podra hacerse como el de San Julián.

Estrechando alguno tanto las bovedas de las caponeras, reduciendolas a 14 pies de luz (y podran ser de medio punto con 6 pies arranques), se ha creido deber añadir otra para que el flanqueo de los fosos sea más energico. Las casamatas de los flancos sólo resultan de 14 pies de anchura y longitud y 9 de altura siendo rebajadas. Las bovedas de las poternas tiene esta altura, 4 ½ pies de arranque y de medio punto. Aun cuando no se indica en el plano, suponese que deberan colocarse en capital de los salientes de la obra dos baterias de a 3 morteros que en ocasion podrian blindarse, asi como se efectuaria con algunas de cañones y obuses sobre los terraplenes en los angulos flanqueados.

El terreno que ocupa este punto es peña viva en la parte alta de la meseta; a un lado y otro la roca esta cubierta con capas más o menos gruesas de tierra vegetal encontrandose a la profundidad de unos 3 pies. Ninguna dificultad debe presentar su cimentacion; los desmontes y terraplenes seran considerables pero no de un costo extraordinario. Sin embargo en la parte del E., no bastando las catas para encontrar terreno firme, he [sic] ha hecho uno de una senda que ha llegado a penetrar hasta 12 pies; en este lado solo hay que construir una contraguardia y una caponera a cuyos cimientos se da por término medio 8 pies de profundidad.

En atencion a la clase de terreno que le rodea, no es facil que sea atacado este fuerte por la mina; sin embargo podria establecerse una galeria de escucha o de contraataque que vigile la parte probable del camino del enemigo. Deben dejarse bajo los estribos del cuartel defensivo los hornillos convenientes para a último apuro dejarlo en ruinas.

Suponiendo este cuartel defensivo de dos pisos, podra contener 400 hombres. Sus fuegos baten con eficacia los terraplenes de la obra.

En ésta se ha tomado por plano de asiento el mismo del terreno exterior 125 pies sobre el nivel del mar para el saliente más expuestos [sic], disminuyendo 10 pies el del inmediato del mismo frente;la gola se coloca 15 pies más baja o en la cota 110, con lo que el cuartel defensivo estaria en un plano horizontal y sus mamposterias quedaron a cubierto. Los otros frentes resultaran en pendiente suave, asi como el interior, lo cual no solo favorece la desenfilada sino el batir la obra desde los fuertes colaterales, especialmente desde el de la falda de Atalaya nº 59. Tambien esta pendiente reportará economia. Las contraguardias tendran de este modo el lado que presentan al enemigo más elevado. Los fosos y camino cubierto seguiran la misma inclinacion; excusado parece advertir que a éste se han de poner traveses y que los desagües de aquel deben quedar expeditos. El glasis se termina en derredor donde corta al terreno el plano superior; se supone que 200 pies de base sera suficiente, aunque debiendo estar casi todo en terraplen y bajando el terreno, su declive sera algo más fuerte que de ordinario.

Colócase la gola del fuerte en una linea paralela a la de la cortina de la plaza que tiene a la espalda; esta disposicion es conveniente para batir con dos frentes la meseta por donde ha de venir el enemigo, y tambien porque los alcances cada dia mayores de las piezas de artilleria que se consiguen, pueden suministrar fuegos eficaces desde la plaza en especial desde el baluarte saliente numero 1, que ha de construirse, a pesar de la gran distancia que lo separa de 3.000 varas; y tambien se presta muy bien al flanqueo eficaz que el fuerte sacará, no sólo de las obras al pie de Atalaya sino de la fortificacion del barrio de San Antonio Abad, que en todo caso deberia atrincherarse oportunamente. Su lado cuadrado se coloca sobre la parte más elevada de la meseta que es de roca; no precisamente por ahorrar desmontes, que siempre seran utilizables para las mamposterias, sino para promediar el que en ella no venga el foso, obteniendo más facilmente éste y evitar el descender demasiado por el E.

Los desmontes y terraplenes se han tenido presentes para elegir esta colocacion, y se han calculado para los presupuestos resultando equilibrados excepto el terraplen del glasis, que se aproxima a 1.000.000 ppp; mas siendo esta obra de tal magnitud y consideracion no podemos menos de manifestar que se necesitaran, cuando llegue el caso de su inmediato planteamiento, mucho más prolijos estudios.

Bateria nº 59 (B. 3)

El intervalo que media desde el interesante fuerte de los Molinos que acabamos de explicar y el castillo de Atalaya, que es la 2ª llave de la plaza por la parte de tierra, no quedaba con fuegos cruzados de obra permantente. La gran elevacion de este castillo da fuegos muy depresivos sobre el camino de Madrid y barrio de San Antonio Abad y no descubren la falda de la montaña; mucho se acudia a esta última necesidad con el proyectado fuerte de los Molinos, pero éste mismo reclamaba la eficaz proteccion a retaguardia de una obra convenientemente situada.

Propusose pues en la falda de dicho castillo y en su estribo que tiene algo avanzado la obra nº 59 (B. 3). Descubriria con sus fuegos el pie de Atalaya, la rambla de San Antón flanqueando perfectamente el camino y puerta de Madrid y todo el frente 4-5. Ya indicamos la proteccion que suministra a los Molinos cuya gola bate tambien. Siendo limitada la meseta, se trazó en forma de tajamar con dos órdenes de fuegos en casamatas y barbetas, con el fin de aprovechar el corto espacio para colocar 20 piezas. El muro de mascara disminuye de espesor en el arco, que sólo desde la Plaza puede batirse, y la gola se cierra con atrincheramiento de que forma parte un cuerpo de guardia. Debe dotarse con algibe, a lo que se presta muy bien los derrames del terreno.

Atrincheramiento 44 (B. 2)

La anterior importante bateria recibe una proteccion muy eficaz de la plaza, pero muy lejana e incierta del castillo de Atalaya por la gran difierncia de nivel y lo quebrado del terreno. Existiendo, aunque muy destruido, los restos de un antiguo atrincheramiento exterior a dicho castillo 4 [en blanco] (B. 2), se adoptó el reconstruirlo con algunas modificaciones cual se expresa en el dibujo de los anteproyectos.

Componese esta obra de dos trapecios, contando con la gola, unidos por una linea angulosa que presenta al enemigo el entrante. El lado exterior de cada espacio se corona uno con 7 piezas, otro con 5, pues no permite más emplazamiento el descenso rapido de la montaña. La cortina angular da muchos fuegos de fusileria sobre las cañadas o vertientes del terreno que bien raya en inaccesible, aunque no tanto que hombres atrevidos y diestros hallasen imposible la subida. Por esta razon, y aunque muy vista por su espalda desde el castillo, se cerró la gola con edificios defensivos capaces de 80 hombres, que se consideraron suficientes para su sostenimiento.

Tambien debe construirse un algibe en esta posicion.

Ultimamente se prosuso abrir en la roca trincheras en parages convenientes para colocar tiradores que descubran los barrancos que existen por este lado del castillo mencionado, pues de otro modo no puede impedirse que sirvan de emboscadas al enemigo.

Castillo de Atalaya

Corta distancia separa este atrincheramiento del castillo de Atalaya, cuyo papel se ha encarecido en este mal coordinado escrito y que reclama ahora nuestra atencion. Abaluartados sobre lados de corta longitud, resulta con pequeños baluartes y sin flanqueo todo el perimetro; pero como es fuerte por su posicion que la hace casi inatacable con artilleria, se desistio de remediar este defecto haciendo algunos trozos de galeria de contraescarpa en vista de lo costosas que saldrian y de la seguridad que ofrece el 2º recinto.

Con respecto a edificios, tiene Atalaya los precisos para una guarnicion de 200 hombres y almacenes y demas accesorios, todo a prueba, y como la estrechez del espacio no permite aumentarlos, se propone que se formasen blindages apoyados en el recinto interior para otros 200 hombres, considerando el total muy suficiente para la conveniente defensa.

El camino de subida a este castillo que fue naturalmente para artilleria, apenas esta hoy transitable para los infantes; las fuertes pendientes, la gran cantidad de agua que por él arrastran las corrientes no teniendo cuneta para minorarla, el asiento sobre roca en el que se deslizan facilmente los rellenos, y finalmente el abandono en que por muchos años no ha podido menos de estar, lo tienen en un estado que sólo reconstruyendolo esmeradamente podria responder a las necesidades que reclama el servicio que debe llevar. Proponiase por los señores Tabar y Echeverría rodearle todo de un muro de unos 4 pies de piedra en seco por el lado de la campaña, que proporcionaria seguridad a los carruages y sobre todo multitud de fuegos de fusil.

Desde las obras numeros 44 y 56 que estan inmediatas deberian construirse a este camino pequeños ramales.

Espacio entre Atalaya y Galeras

Separa a Atalaya de Galeras varios estribos con derrumbaderos y barrancos corriendo por su fondo el desagüe hasta el mar en la Algameca del Almajar y de la rambla de Benipila; y por este lado no es posible que ningun ejército intente ataque formal; las trincheras de que hemos hablado, que sin duda deberan extenderse tambien por aqui para descubrir los bajos del terreno, seran suficientes para mantener segura la comunicacion entre ambos castillos.

Comunicacion de los fuertes exteriores terrestres

Ademas de los caminos especiales de cada fuerte que hemos indicado, justo es manifiestar los otros que existen o han de existir para su necesario enlace y comunicacion.

Desde el camino de Madrid y barrio de San Antón se dirige un ramal para los Molinos y otros varios cruzan todo el terreno, segun se ve en el plano general, pasando a las inmediaciones de las torres propuestas en 63 y 62, que tambien deben unirse con el de las Herrerías.

Todos estos se habria que habilitar en parages y ramificarlos con los particulares de cada obra.

Lo mismo deberia hacerse con las torres 61 y 60, que por su situacion exijirian cantidades considerables.

Concluida la descripcion de cada uno de los fuertes exteriores propuestos, seguiremos explicando las mejoras que se han aplicado al recinto de la plaza, empezando de nuevo por el lado de San Julián y por lo exterior.

Glasis y camino cubierto

Careciendo la muralla del recinto de foso, camino cubierto y glasis, sus mamposterias estan vistas por [Al margen: Hoja nº 13.] completo; sin embargo no en todas partes pudo acudirse a remediar este inconveniente. Los grandes desniveles obligarian a dar excesiva e impracticable altura al glasis para cubrirla suficientemente, lo que ademas obstruiria los fuegos de flanco. Desde el baluarte numero 21 hasta la puerta de San José se mira en tal caso; en ésta hay una plaza de armas al nivel del terreno, pero viene otra vez descendiendo hasta el numero 24 que esta cimentado sobre una roca a bastante altura, la cual ha de desmontarse escarpandola con el objeto de hacer más dificil la escalada y descubrir un espacio de su pie, que estando muy bajo queda oculto de los fuegos del baluarte numero 22 y de la mencionada plaza de armas.

Partiendo del angulo flanqueado del baluarte numero 24 hasta enlazarse con la puerta de Madrid, se propuso hacer camino cubierto sin avanzar demasiado el glasis a fin de dejar para el enemigo el mayor espacio de tereno pantanoso. Desde el baluarte nº 5 en adelante, la acequia de desagüe del Almajar ensanchandola convenientemente debe hacer funciones de foso [arriba: y de antefoso] desde el 4 hasta el 24 desviando su cauce en el espacio necesario. Se prefirio llebar las aguas al antefoso por alejar de las murallas emanaciones insanas y por ser ademas expuesto para su estabilidad al abrir fosos en estos terrenos sin consistencia, consiguiendo tambien la ventaja de encharcar más el exterior y proporcionar un obstaculo [tachado: (que proporcionar un obstaculo)] que dificultase los ataques bruscos del camino cubierto. En la plaza de armas de la puerta de Madrid deberan colocarse dobles compuertas para detener las aguas desde el momento en que la plaza fuese amenazada de sitio, y para guardarlas mejor de noche se ha de construir bajo el camino cubierto una galeria de contraescarpa segun se indica en el plano.

Propúsose que el camino cuberto de 9 pies ancho tenga 15 sobre el terreno natural que sirve de foso dejando éste de 30 pies de ancho. La contraescarpa se construye en escalones dandole 3 pies de espesor en la parte superior y 8 en la inferior. La galeria se representa elevada 3 pies sobre el foso de 6 pies de ancho y 8 de alto. Las malas condiciones del terreno impiden rebajarlo. Los cimientos ofreceran las mismas dificultades y coste que el de los ensanches de los baluartes que trataremos muy luego.

Pasada la puerta de Madrid hasta el baluarte nº 10, el desagüe del Almajar sigue al exterior de la muralla por una gran cuenca o cabidad, que a veces no basta para las avenidas de la rambla de Benipila que desemboca delante del baluarte nº 6; el recinto ha huido de estos inconvenientes, y si bien se ven todas sus mamposterias, el glasis no podria nunca evitarlo desde las alturas en que se colocaria el enemigo dado el caso, que debe considerarse imposible de que se atreviera a correrse entre los castillos de Atalaya y Galeras; dejose pues en los anteproyectos sin camino cubierto ni glasis estos frentes del recinto, y por otra parte las avenidas de la rambla de Benipila mencionada destrozarian cuantas obras se ejecutasen. Desde el baluarte 10 hasta el 14 en que sube la muralla por la falda de Galeras sería impracticable tambien por la configuracion del terreno.

Con respecto al recinto se propuso aumentar los baluartes 1 y 14 dando a sus parapetos el espesor conveniente, y se obtendran fuegos eficaces de flanco sobre los aproches mutuos, y dejando más pronunciado el entrante de los baluartes 2 y 3 se veria el enemigo precisado a dirigirse sobre aquellos y a comprenderlos a todos en el mismo ataque.

El baluarte numero 1 quedará con casi doble extension de gola; los flancos de 140 y 120 pies y las caras de 240 y 200. El numero 4 con 340 pies de gola da 180 y 80 para los flancos y 240 y 220 para las caras exteriormente.

Tanto estas obras como de la constraescarpa y glasis seran de un coste gradisimo, pues no sólo el último se ha de hacer competamente de terraplen, sino que las mamposterias se han de asentar sobre un terreno de muy malas condiciones como es el del Almajar. Hechos diversos sondeos en distintos parages más o menos inmediatos al recinto por donde han de abrirse los nuevos cimientos, ha presentado siempre los mismos caracteres con pequeñisimas diferencias. Hasta los 8 ó 14 pies aparece un fango negruzco y hediondo; despues agua, y atraviesa la sonda una gran capa gredosa; alrededor de los 30 pies se presenta arcilla de alguna consistencia en que va aumentando progresivamente contenido más arena cuanto más se profundiza, y de 45 a50 pies se encuentra terreno bastante duro.

Resulta de lo dicho que la cimentacion se ha de hacer sobre pilotage y fuertes emparrillados. Creemos que profundizando por término medio 8 pies para extraer todo o casi todo el terreno fangoso, sera suficiente penetrar con los pilotes de 30 a35 pies más. Bajo estas hipotesis se ha hecho el proyecto definitivo y calculado el presupuesto no soportando sino unos 400 qqs cada pilote, mas es justo repetir que para obra de tan gran cuantia habran de hacerse más minuciosos reconocimientos y observaciones.

Bajo los terraplenes de los nuevos baluartes no parece que deben quedar bovedas aprovechables, pues como se ve en los perfiles no lo permite el interior en el nº 1 y en el numero 4 para obtener en la gola alguna; no sólo sería preciso destruir las casas que le estan adosadas e indeminzar a sus dueños, sino abrirlas en el terraplen existente todo lo que acarrearia gastos tan considerables que no compensaria el servicio de éste en ayar local para almacenage, unico destino que pudiera darsele.

La escarpa que tiene 26 pies bajo el cordon se propone que se construya con dobles bovedas en descarga por las ventajas defensivas que reportan para dificultar las brechas, y tambien porque salen más economicas que las escarpas ordinarias. En el perfil del dibujo pueden verse los detalles; y tampoco se utilizan pues para alojamiento de tropas deberian ser malsanas, y para almacentes exijirian otra construccion cuyo coste no sería recompensado por la utilidad.

El género de construccion de estos baluartes deberia ser el mismo que el seguido en los demas del recinto. Sillares en los angulos y sillarejos de piedra fuerte en su paramento exterior. Las bovedas en descarga y pilares se presupuestan de mamposteria ordinaria. Los merlones interiormente se revestirian, asi como las cañoneras de ladrillo.

Las mejoras propuestas para lo restante del recinto son ya secundarias. Continua éste desde el baluarte nº 7 o de la Cortadura siguiendo la minima pendiente de la montaña que empieza a darse a conocer, y diferenciandose el perfil en haberse elevado el muro de las cortinas 7 y 8, 8 y 9 abriendo aspilleras, sin duda para desenfilar de los fuegos de los cerros o picachos de la falda de Atalaya.

Aunque se consideraba que no pueden ser ocupadas estas alturas estando entre Atalaya y Galeras, se dejó dicha disposicion. El baluarte numero 10 tiene tres órdenes de fuegos, por exijirlo asi el rapido ascenso del terreno y el deseo de desenfilarse, aprovechando los muros para espaldones, y al nº 11 sirve de caballero. Hay un cuerpo de guardia en la parte más baja en mal estado y restos de un antiguo repuesto. Los baluartes 12 y 13, que por haber estado cerrados se llaman tambien reductos, tiene suficiente capacidad para que en sus golas se construyan cuerpos de guardia defensivos para 60 hombres cada una, segun se insinua en los anteproyectos; mas alguna parte deberia formar mantillo, cosa que no obsta y que al contrario traeria ventajas para el flanqueo. Le consideraron precisos para vigilar este lado de penosa comunicacion y que ofrece pequeña altura en varios parages a causa de las pendientes del terreno y se presta algun tanto a la escalada; por lo mismo se propuso rebajar la roca escarpandola delante de las cortinas 12 y 13, 13 y 14. Esta cortina une el recinto con Galeras cuyos retenes pueden vigilarla.

Finalmente, a retaguardia de los baluartes 10, 11, 12 y 13, se propuso construir grandes algibes y repuestos de municiones.

Cada baluarte debera tener su repuesto y, segun hemos indicado, existe alguno en ruinas; conceptuamos suficiente el abrir dos algibes analogos al proyectado en el Espalmador, uno para el numero 13 otro para el 10 y 11. El terreno ofrece facilidad para ejecutarlo en su inmediacion y sobradas vertientes.

Caballero nº 22 de Despeñaperros

A la espalda del baluarte nº 22 existio una obra nº 23 llamada de Despeñaperros que le servia de caballero y que sin duda se cons[al margen: hoja nº 14]truyó para batir el castillo de Moros en caso de ocuparlo el enemigo. El anteproyecto proponia disponer su espacio interior y parapetos para colocar una bateria a barbeta de 10 piezas, en razon a que ademas podia prestar buenos fuegos en varias direcciones.

Esta ha sido una de las defensas que, considerandose más urgentes, se ha atendido con preferencia en la provisional mandada ejecutar. Las obras se llebaban a efecto, sin embargo, con animo de que sirvieran para la permanente segun ahora se propone en el proyecto definitivo.

En el estado actual de la plaza, el principal objeto que Despeñaperros ha de llenar es el de contrabatir la gola de Moros y a sus avenidas. Bien reconocemos que cuando el fuerte de San Julián exista y los demas exteriores que se han propuesto, asi como el del cabezo de la Cruz, ya la obra de que tratamos perdera muchisima importancia y cambiara por decirlo asi de destino. Entonces, resguardado Moros y siendo dificilisimo el ataque por este lado, podria Despeñaperros desentenderse de él para poder jugar mal libremente al exterior. Mas mientras tales mejoras no se realizan con el transcurso de muchos y continuados años de incesante trabajo, no es posible que asi suceda. Jueguen a barbeta en buen hora los otros caballeros que al exterior tambien tiene gran accion, pero dediqueme todo lo posible las piezas del que tratamos, aunque pierdan algun campo de tiro, para que el establecimiento en Moros del enemigo sea por ellos contrarrestado, y sostenga con mayor probabilidad de buen exito su papel de contrabateria.

Estas fueron las razones que indujeron a dotar a Despeñaperros de cañoneras segun antiguamente estaba el emplazamiento, que viene a tener la misma altura que Moros; está a 165 pies sobre el nivel del mar, y a 180 pies a retaguardia del baluarte nº 22 se levanta el gran escarpado de roca a 70 pies sobre su asiento.

Conservabase en buen estado, aunque necesitan de reparaciones un muro más o menos elevado de escarpa rodeando asi la estrecha meseta, la cual, sin embargo, era accesible por varias partes. Interiormente presentaba informes parapetos y ruinas de algunas cañoneras. Habia pilares para dos bovedas y, aunque muy deteriorado, un pequeño cuerpo de guardia. Las peñas obstruian escaso local. Un camino para caballerias es lo unico que quedaba y por el lado del caserio.

Restablecieronse las cañoneras que lo permitieron segun venian construidas con revestimento interior y exterior de mamposteria en el parapeto, sus derrames de ladrillo y macizados de tierra. Otra cosa no lo consentia la estrechez del emplazamiento. Se hicieron ganchas de nueva algunas otras, quedando 8 contra Moros y sus avenidas y 2 contra el cortado izquierdo; la roca que interrumpia el transito desmontada más de 12 pies proporciona un emplazamiento para 2 morteros. A la izquierda de la obra el muro de escarpa quedaba muy bajo; su espesor de 8 pies se aprovechó lebantando un muro de 2 para fusileria con banqueta de otros dos, quedando 4 para el transito; y con objeto de dejar la obra cerrada se continuó un trecho el muro de escarpa hasta las peñas que se elevan, y para aprovechar el espacio se construyó una cocina y escusados aspillerados a los que directamente se sube por una escalera que viene enfrente del local de las bovedas. Finalizando de este lado por una garita que da sobre la entrada.

El cuerpo de guardia se rehizo dando una separacion para el oficial. Sobre los pilares existentes se contruyeron dos bovedas a prueba, parte de una se destina para repuesto y lo restante para los efectos de artilleria; la otra para alojamiento o bien para el cureñage. Rellenado el frasdos [sic]13 de estas bovedas construidas interiormente de ladrillo y el sobreespesor de mamposteria, y quedando en prolongacion de un gran espacio que hubo que terraplenar a retaguardia de las cañoneras de la derecha, se ha proporcionado algun desahogo y ensanche al emplazamiento. Se ha construido tambien por este lado muro para fusileria que continua siguiendo el terrado del cuerpo de guardia, al que se pasa bajando unos escalones. En esta parte se han puesto aspilleras rasgadas que siguen por la prolongacion que se ha hecho del muro y por encima de la puerta de entrada adosando a aquél unos arquitos para sosten de la pequeña galeria superior.

El muro de escarpa hubo que recorrerlo y reponer casi todo el cordon con ladrillo de figura, dejando bastante más escarpada la roca tras el baluarte con los desmontes para sacar piedra.

Se ha abierto un camino para carruages por el lado que está el cuartel inmediato de Antigones.

Considerables han sido las obras hechas, pero se ha logrado rehabilitar un importante punto para la defensa no sólo al exterior sino interior, para establecer el último atrincheramiento y en circunstancias de paz pueda sugetar una conmocion popular utilizandolo como una pequeña ciudadela.

Bateria de San Diego nº 24’

Tras el baluarte nº 24 está el caballero de [al margen: hoja nº 15] San Diego nº 24’, y a continuacion se elevan en el interior del recinto otras alturas enlazadas con aquella, llamadas Montesacro, Molinete y el cerro de la Cruz, que cogen el reves del siguiente baluarte nº 1; vease tambien la hoja.

La altura de San Diego a 145 pies sobre el nivel del mar segun el plano acotado que se presenta, tiene una muy estrecha meseta, y está ocupada por un molino de viento que lo embaraza y que aunque sin datos ciertos parece indudable que debe pertenecer al Estado. Bastante más abajo hay edificios dependientes de aquél, teniendo todo una buena rampa de subida.

Estos edificios y el molino deben desaparecer para construir el anteproyecto, compuesto de un muro de escarpa que se asienta desde el plano 130, y que contiene un macizo de tierras de gran espesor y de altura necesaria para barbeta alta con 4 piezas.

Con el fin de hacer más economica esta obra y evitar el bajar demasiado el parapeto y el gran terraplen, se propone unicamente levantar sobre las escarpas que aún existe de la antigua obra alrededor de la parte alta (cota 145), un muro de 6 pies de espesor y altura de barbeta alta. La gola se rodea con un muro para aislar la obra dejando un rastrillo; su dotacion piezas que tendrian muy buenos fuegos en varias direcciones, todas interesantes entre ellas hacia Moros.

Bateria de Montesacro nº 1’

Otra bateria del mismo género se propuso disponer en Montesacro, capaz de 6 bocas de fuego [al margen: hoja nº 15] en la parte superior considerandola suficiente, aunque manifestando que el descenso de la montaña se presta a la colocacion de mucha artilleria, lo cual podria verificarse si el enemigo pronunciase su ataque por el Almajar.

La construccion del anteproyecto era identica a la bateria anterior, y por iguales razones presentamos uno definitivo de igual forma de capacidad de 4 piezas. Cuando sea necesario establecer otras baterias en otros emplazamientos más bajos pero todos muy eficaces, podra sin gran aumento de coste subsanarse las que faltan.

Tambien existen en Montesacro restos de la anterior que ahora se proponen utilizar, circundase de muro de gola.

Los escarpados de las alturas de que hemos hablado, Despeñaperros y San Diego, no estando suficiente retirados para librar de los rechazos a los baluartes 22 y 24. Como obra de circunstancia y la unica posible se propuso el blindar estos baluartes, si el enemigo escojia este frente de ataque; lo mismo debe entenderse para cualquier otro; asi como el dar el conveniente espesor a los parapetos, etc., etc. [sic]. Con el aumento de salida del baluarte nº 1 y la menor altura de Montesacro no son tanto detenerlos los rechazos en esta parte del recinto.

Examen del valor defensivo de todas las mejoras

Hemos dado fin a nuestra tarea de describir cada una de las mejoras propuestas tanto para el lado del mar como para el de tierra por las comisiones que tubieron tan honroso encargo; introduciendo en algunas de las que debiamos presentar proyectos definitivos las modificaciones explayadas. Analizamos ahora la influencia que tales mejoras han de reportar para la defensa.

El bombardeo inmediato por mar y tierra imposible

El bombardeo por mar y tierra queda desde luego imposibilitado, al menos hasta que el enemgio no logre apagar o tomar las baterias o fuertes que le mantienen a respetable distancia y fuerza del radio de accion de toda clase de proyectiles huecos contra el interior de la plaza y Arsenal.

Resistencia a un ataque de las defensas maritimas

La resitencia de las baterias contra el mar a un ataque brusco bien puede considerarse como invencible. La accion simultanea de multitud de piezas, la mayor parte bajo casamatas a prueba a diferentes alturas, con toda clase de fuegos en posiciones casi todas inaccesibles y muchas invulnerables, cruzandose a la entrada del puerto o reservandose para jugar de reves, harian tan importante su paso a viva fuerza que la mayor escuadra no osaria intentarlo.

En efecto, Podaderas con sus 44 piezas en la parte baja y sus 12 en la alta con 4 morteros al exterior y Navidad con 8 en la falda de Galeras; Trincabotijas y complementarias con 33 y 3 morteros; Santa Ana con 20 e igual numero de Santa Florentina y 8 de San Leandro en la de San Julián; formarian un total de 162 piezas y 7 morteros, agregandose 12 de Capnegre y 5 de la complementaria de 47’’’, que aunque en más corto intervalo tambien podrian causar daño a los buques atacantes. Y cuentese ademas con la accion directa de las baterias de los fuertes de San Julián y Galeras, en especial la de los curbos que ofrecen muy buen resultado. Imposible seria resistir sin apagarlos tal cantidad de fuegos; mas si por ellos no se detuviera el arrojo o la temeridad del enemigo; las barbetas y casamatas al interior de Navidad, las barbetas al fuerte de Trincabotijas y sus complementarias, los fuegos de Santa Ana y Santa Florentina, asi como los de San Leandro, o continuarian batiendole o empezarian a jugar de refresco ayudadas todas por los directos de la plaza. Pero si aún se quiere suponer que el enemigo sigue adelante, se descubriria a las baterias del Espalmador y al fuerte del cabezo de la Cruz por los flancos, y por los restantes fuegos del recinto y del poligono del Arsenal, contandose más de 100 piezas de refresco en este último periodo. No sera pues aventurado afirmar que ninguna escuadra por poderosa que sea podria acometer tal empresa, y que encontraria en ella su completa destruccion.

Ataque contrabatiendo cada bateria

Se veria obligado pues a acordarse para atacar las baterias una tras otra; empezaria por las más avanzadas y fuertes como la de Podaderas y Trincabotijas, teniendo que resistir los fuegos de otras que las flanquean y que presentar el completo, le sería imposible por la posicion elevada, y porque segun hemos hecho notar, algunas partes de dichas baterias tienen piezas resguardadas. Ademas la superioridad de las baterias terrestres cuando estan libres sus defensores y las piezasbajo las casamatas de los fuegos curvos, de los de fusil y de los rechazos, esta reconocida y experimentada; de modo que tambien podremos concluir que tal ataque, sobre ser muy costoso, sería de escaso resultado y que sin duda el enemigo se veria compelido a desistir desde el principio; mucho más teniendo en cuenta los combates cada vez más deformables que habia de sostener abanzando. En todo este examen hemos prescindido del auxilio que podria sacar el defensor de las fuerzas sutiles y de las baterias de piezas de campaña, que en varios parages podria establecer mucho más ahora que las ralladas dan tan grande alcance.

Concluiremos pues que la plaza quedara inatacable por mar, contando como debe siempre contarse con el valor de los defensores para servir las baterias y para rechazar cualquier embestida por tierra que de noche intentase hacer el enemigo para apoderarse de alguna de ellas, aunque estan garantidas por la gola14.

Ataque brusco combinado por tierra

Simultaneamente, y para proteger un ataque por mar, podria la escuadra desembarcar un cuerpo de egército con el fin de distraer la atencion por tierra o intentar un golpe de mano sobre un punto cardinal. De esta manera no se concive tal género de acometida, y para pretender lo último deberia indudablemente envolver la expedicion con las condiciones de una sorpresa. En estos casos era probable que escojiese a Pormán, que por su proximidad y buen tenedero [sic], es el punto indicado para una operacion de esta clase; pero dicho puerto debia estar asegurado, y el combate pondria en alarma las guarniciones de la plaza y castillos; pero si aun prescindimos [entre líneas: de este obstaculo] o damos como hecho en cualquiera puerto un desembarco, dificil de ejecutar desapercivido, convengamos que siempre tendria lugar por el E. En efecto, por el O. las Algamecas estan vigiladas por algunas baterias de la falda de Galeras, y en el ataque a éste, si el enemigo se alejaba hacia Almazarrón, se encontraria en la necesidad de vencer tambien a Atalaya, San Julián, pues punto llave de la posicion maritima sería el objetivo del enemigo; pero los defensores de dicho fuerte, favorecidos por el terreno por la guarnicion de la plaza y por los fuegos de la torre nº 60, y no pudiendo inponerse en este ataque sino piezas de montaña cuando más, es evidente que debia ser el resultado una derrota desastrosa que le haria pagar muy caro su temeridad.

Nada ganaria el enemigo para la toma de la plaza por mar de apoderarse en esta expedicion de cualquiera otro fuerte de los exteriores que no fuera San Julián, prescindicendo de lo inverosimil del hecho. Si su principal ataque era el maritimo, si no podia tener ni fuerzas ni material para emprender un sitio; a su frente se presentaba una plaza intacta y a sus costados otros fuertes exteriores que con San Julián le habian muy pronto abandonar su conquista.

Pero confesemos que hubiera distraido poderosamente la atencion del sitiado; sin embargo, teniendo éste encomendada su defensa maritima a baterias eficaces por sus numerosas y resguardadas bocas de fuego, mas sin exijir fuerzas desproporcionadas para su servicio y custodia, siendo ésta al contrario factible con pocas tropas por su posicion, claro es que no debia prometerse de aquella distraccion el que se disminuyera en lo más minimo la energia y constancia de la defensa.

Inutil y perjudicial pues debe considerarse para el enemigo el amago de que tratamos sin un abandono no calculable de los defensores. 

Ataque metodico por tierra

La plaza puede tener que resistir a un sitio formal por tierra, bien como resultado del desembarco de un fuerte cuerpo de egército, que se supone de 50 a 40.000 hombres con material suficiente; o bien a consecuencia de las operaciones de un egército invasor viniendo del interior. Éste, sin duda, tendria medios para establecer tambien el bloqueo por mar.

En el primer caso el desembarque probable en Pormán sería retardado por la defensa que presentase, y necesitando ademas el atacante tiempo para poner en tierra sus tropas y material, y para disponer caminos a la plaza que condujeran sus trenes y asegurasen sus comunicaciones con la base, debemos suponer que se contaria con el suficiente para avastecer y armar la Plaza, aumentar su guarnicion hasta 10 ó 12.000 hombres y preparar la defensa con los recursos de todo género que proporcionase el Arsenal y las cercanias. En el segundo, nuestro egército venido encontraria un campo atrincherado a cuyo abrigo podria rehacerse, resistir con ventaja a fuerzas muy superiores, u organizar una buena defensa segun su numero.

Sistema defensivo general por tierra

La defensa por tierra estriba en un gran triangulo cuyos vertices lo ocupan los fuertes de San Julián, los Molinos y Atalaya, y cada uno esta en disposicion de resistir un ataque metodico. Sus lados estan defendidos por otros de menor importancia situados en los puntos más combenientes, y susceptibles por su trazado y fuerza de una tenaz resistencia.

Perdido los Molinos, la resistencia de la plaza continuaria apoyandose en Atalaya, San Julián y los demas fuertes.

Si el enemigo se apoderase de Atalaya, los Molinos y los fuertes exteriores de este lado dominados o cortadas sus comunicaciones, tendrian que abandonarse o rendirse; la plaza y Galeras vivamente atacadas y bombardeadas no podrian resistir mucho tiempo. San Julián sólo podria subsistir, y algun fuerte bajo su amparo, y serviria de centro de defensa conteniendo siempre al enemigo por tierra y principalmente por mar.

Pero si fuera este último fuerte el que hubiese sucumbido, abierto al enemgio el mar, pues prontamente serian apagados los fuegos que lo defienden, y aún contrarrestados los de Galeras y viendose la plaza supeditada al enorme peso de su fuerza, caeria sin recurso en pocos dias. Atalaya a pesar de todo podria mantenerse; algunos fuegos curbos podria arrojar contra la plaza y contra Galeras si habia sido tomado, pero ya el enemigo era dueño de la posicion por mar y tierra, y la defensa por gloriosa que fuese no podia obtener resultado.

Vemos pues que aun despues de las mejoras dispuestas, San Julián es la llave de Cartagena, siguendole en importancia Atalaya o Galeras, segun sea el ataque terrestre o maritimo.

Reconozcamos desde luego que esto depende de los accidentes topograficos de la posicion, que presenta aquellos puntos como los dominantes y esencialmente cardinales de la defensa. Las mejoras han sabido fortalezer a San Julián, robustecer a Atalaya y asegurar aún más a Galeras; si estos son casi intomables a no ser por bloqueo, aquel entrara en este grado de resistencia. Si la influencia de todos no podia hacerse sentir sino a cierta distancia por su demasiada fijante posicion, ahora con obras bien combinadas se han enlazado entre sí, y en la toma de cualquiera de los fuertes exteriores que los reunen ha de ser su accion mortifera para el enemigo. Podran perderse algunos de estos, podran perderse todos, pero conservemos a San Julián y Atalaya hasta el último momento y el enemigo, si entra en la plaza, sera a costa de muchisimo tiempo y sacrificios; y aun despues, mientras halla viveres y municiones podremos incesantemente molestarle. Pero que una fatalidad, un abandono no nos prive de tan interesantes puntos, pues en tal caso todo sería perdido: los gastos, los trabajos y la sangre que hubiera costado la ereccion y conservacion de los demas resultarian infructuosos.

Este es el inconveniente general de toda defensa basada en posiciones, pero en compensacion se cuenta con centros de accion fuertisimos por la naturaleza y por el arte; en ellos se reuniran los elementos más eficaces y seguros de la defensa, las mejoras tropas, los aprovisionamientos más bastos, la atencion principal de ellos por fin deben partir las reacciones afensivas convinadas o aisladas que tan buen resultado dan y tantas ventajas presentan al sitiado conocedor de un terreno aspero y quebrado, donde el enemigo apenas puede desarroyarse, y en mil parages sería envuelto y derrotado. Estos serian los servicios que San Julián y Atalaya prestarian siempre en la defensa.

Analicemos ahora las dificultades que cada frente de ataque presentará al enemigo despues de mejorada la plaza, y comparemoslas con el examen analogo que hicimos de sus actuales defensas. Asi resultara la influencia de las mejoras propuestas.

Ataque industrial por el O.

Si anteriormente este ataque era impracticable, pues los castillos de Galeras y Atalaya, que no pueden batirse en brecha, la cubren; ahora que estos se han mejorado, debemos sacar la misma consecuencia. Sin embargo, ofreciendose al enemigo por todas partes caminos de ataque erizados de dificultades, hemos de admitir el supuesto no de que trate de dirijirse entre aquellos dos fuertes, sino de que piense en apoderarse de Atalaya que vencido, tanto le facilitaria sus operaciones ulteriores o quiza le abriria las puertas de la plaza sin más sacrificios.

Pero el ataque industrial no podra desarrollarse careciendo aún a larga distancia de emplazamientos para batir sus mamposterias con la elevacion maximo admitible de 10º y aun los curvos, chocarian en el primer periodo de la trayectoria descendiente produciendo escaso efecto, mucho más cuando existen abrigos a prueba. El terreno, no ofreciendo al enemigo nada más que piedra o roca, haria dificiles sus trabajos; las obras avanzadas, las trincheras contra las cañadas y parages ocultos; le pribarian asimismo de la probabilidad de tomar por sorpresa el fuerte tras una salida o descuido aprovechable. No es pues presumible que sea Atalaya atacado por más dispuesto que esté el sitiador a ganar el tiempo que su rendicion la ofreceria.

Ataque por el N.

Antes de ofender al recinto de la plaza, tiene ahora el atacante que vencer la resistencia de los fuertes exteriores de este lado, los Molinos y la torre nº 63. La influencia de Atalaya sería grande y consederablemente aumentada por las obras avanzadas nº 44 y nº 59; esta última en especial; el atrincheramiento del barrio de San Antonio, las obras de tierra y baterias que podria haber entre aquellos fuertes, y el gran auxilio que habia de suministrar la torre nº 62; todo hace evidenciar que ha de preceder un serio ataque industrial a dichos dos fuertes, batiendo e inutilizando los colaterales para avanzar. Ademas de que asi los Molinos como la torre 63 por su traza y fuerza estan libres de un golpe de mano, y nada ganaria el enemigo en romper la linea si no podia posesionarse de ellos.

Este ataque metodico supone un considerable gasto de tiempo de material y gente para venir en último resultado a apoderarse de un punto aislado, cuya posicion no arrastraria la de los inmediatos. A la toma pues de los Molinos, llave de este lado y del barrio de San Antonio, tendria que seguir la anulacion de la bateria 59 y de la torre 63 antes de poder obrar contra el extenso frente de la plaza que se presenta en un espacio cruzado por multitud de fuegos, no sólo de las cortinas y baluartes, principalmente de los aumentados 1 y 4, sino de los caballeros y baterias de las alturas de San Diego, Montesacro, etc. preparados y dispuestos para recivirle.

Si el ataque al recinto lo iniciaba por el N.O. amparandose en la falda de Atalaya, su marcha sería tomada de reves segun dijimos, pero antes que por el castillo por la obra nº 44 que subsistiria bajo su proteccion. Si se dirijia al baluarte nº 4, asentaba de lleno sus trincheras en el pantanoso terreno del Almajar, inundado ya por el sitiado usando de las compuertas de que hemos hablado, teniendo siempre que comprender en su ataque una gran extension del recinto preparado con glasis, camino cubierto y foso.

Si el N.E. o baluarte nº 24 era el elegido, la obra nº 62 debia haber sido tomada con anticipacion; encontrandose por lo demas en identico caso que anteriormente expusimos, pero con mucha más energia y tenaz insistencia, resultado de las nuevas baterias construidas, y de las que ha de haber dado lugar el enemigo para aumentar.

Ataque por el E.

Ya San Julián esta bien asegurado y con él la torre nº 60, la 61 y la 62 interceptan dominan y defienden las tres comunicaciones que desde la costa se dirigen a la plaza, de las cuales la principal es el camino de las Herrerías que conduce directamente a Pormán. El ataque industrial de San Julián es imposible por las mismas razones que el de Atalaya, y casi en el mismo caso se encontraria la elevada torre nº 60, la de la 61 sería indispensable y tambien la de la 62, pero aunque desde estas se corriera a batir ventajosamente a Moros, la posicion del enemigo sería muy crítica si en vez de separarse se acerca a dicho fuerte defendido por el del cabezo de la Cruz y por los intactos y formidables juegos y salidas del numero 60 y San Julián, prescindiendo de los que partieron del recinto y de los restaurados caballeros Despeñaperros y San Diego. Indudablemente tal ataque es inconcebible y no tiene probabilidad de buen exito.

Deducciones

Resulta pues de este analisis que la plaza ha ganado extraordinariamente en fuerza; que por todos lados el sitio debe ser cuestion de inmensos sacrificios y de grandisima duracion dando tiempo, sin duda alguna, para que reunidas en el interior del pais fuerzas suficientes pudiesen venir en su socorro y librar la plaza aun antes de que, sucumbiendo los fuertes destacados, el bombardeo de la plaza y del Arsenal fuese inevitable.

Nos queda tambien la esperanza de que progresando nuestra Marina, la duracion del sitio permitiera el auxiliarla por mar; pues como hemos dicho el enemigo debe tener siempre que la ataque por tierra una escuadra que la bloquee pues sin este apoyo los socorros en hombres, viveres y material serian continuos y las condiciones de la defensa muy diferentes.

Ventajas para un ensanche de poblacion

Las ventajas militares que se conseguiran con las mejoras se han expuesto, pero no debemos dejar de consignar las que tambien los señores Lallave y Azpiroz manifiestan, se logran con permitir el trazado de los fuertes exteriores el conservar el sistema defensivo con buenas condiciones y la unidad necesarias, aunque un aumento considerable de poblacion en epoca más o menos lejana, exijiese una amplitud notable del recinto.

Guarnicion en el anteproyecto

La guarnicion que se asignaba a esta plaza despues de construidos los anteproyectos, en los tres estados de paz, observacion y guerra son las siguientes.

En estado de paz 3.000 hombres de infanteria, 200 de artilleria y una partida de caballeria.

En observacion 6.000 hombres de infanteria, 200 de artilleria y un destacamento de caballeria.

En tiempo de guerra 12.000 infantes, 600 artilleros, 200 ingenieros y un destacamento de caballeria.

Edificios

Se consideró que podia alojarse la guarnicion necesaria en tiempo de paz con sobrado desahogo en los cuarteles del recinto y fuertes exteriores.

Los edificios que se proyectaron aumentar para las necesidades de un sitio son: 100 bovedas a prueba de 40 pies de longitud adosadas a la parte del recinto que circuye el Arsenal.

Un cuartel a prueba para 1.000 hombres detras del frente 1-24; destinando el subterraneo para almacenes de efectos cuya aglomeracion no ofrezca peligro de incendio.

Un almacen de polvora para 3.000 qqs que con los repuestos parciales de cada uno de los fuertes y baterias satisfaria cumplidamente las necesidades del servicio en esta parte.

Ademas de los algibes de que se ha hecho merito peculiares a cada fuerte o bateria deberan hacerse balsas para recoger las aguas en abundancia.

Se propusieron tambien otros edificios para servicios que habiendo recaido ultimamente bajo la atencion de la administracion militar no deben detenernos, destinando para almacenes de viveres, tahonas y panaderia el castillo de la Concepción cenvenientemente preparado. 

Armamento

De la enumeracion e importancia de las obras de los anteproyectos mencionados dedujeron sus ilustrados autores que serian necesarias y suficientes 500 piezas para el estado en que queda la plaza.

Se propuso para las baterias de costa la artilleria proximamente por mitad obuses largos de a 9 y cañones de 32 y 24. Las piezas de las casamatas sobre cureñas de plaza las de las barbetas sobre explanadas giratorias. Para el fuego se advertia que debian usarse las llabes de percusion o mejor el fricter [sic], evitando el retardo de los disparos y disminuyendo los gases en las casamatas.

A casi todas las baterias se dotaba con hornillos para enrogecer balas.

Recorrido general de fortificaciones y edificios

Estas son cuantas mejoras en fortificaciones y edificios proponian los anteproyectos; mas al mismo tiempo ambas comisiones designaron una cantidad alzada de consideracion para un recorrido general de todas las fortificaciones y edificios militares de la plaza y fuertes exteriores; indudablemente estas reparaciones son indispensables para la defensa, asi como seran convenientes para que no resulten de más coste.

Primer grado de fuerza.

Subdivision de las mejoras

Las altas miras del gobierno de S.M. debidamente secundadas por la superioridad, no podian quedar satisfechas pronta y cumplidamente en todos los puntos si se habian de dar a sus defensas el completo desarrollo que reclamaban. Determinose pues, segun al principio de esta memoria se ha indicado, subdividir la ejecucion de las obras que constituyen los anteproyectos para limitarse a realizar desde luego las más indispensables, obteniendo asi ventajas más inmediatas y positivas para la organizacion defensiva de nuestro territorio.

Las del 1er grado de fuerza llevan proyectos definitivos y presupuestos detallados

Restanos por consiguiente ahora dar razon de las obras que han de constituir el primer grado de fuerza principal objeto de esta memoria que redactada segun las instrucciones recividas acompañando los planos de los proyectos definitivos de aquellos y sus presupuestos detallados ya ha dado a conocer cuales son las que se creen preferentes.

Iniciativa de la superioridad en la designacion

Las mencionadas instrucciones tomando la competente direccion e iniciativa tambien designaban la mayor parte de estas obras unicamente se dejó al discernimiento del comandante de la plaza el proponer tres de los nueve fuertes destacados. Asi pues con respecto a las primeras sólo creemos necesario hacer una recapitulacion o resumen que patentize [sic] que se han incluido en el primer grado de fuerza segun estaba prevenido, todas las baterias que defienden la entrada del puerto, las modificaciones en el cuerpo de plaza y las mejoras de los castillos de Moros, Atalaya y Galeras.

Resumen de las baterias del anteproyecto comprendidas en el 1er grado de fuerza

En efecto, segun el estado que para las baterias del puerto se ha formado en el lugar correspondiente sólo dos obras, el fuerte de Capnegre y el fuerte del cabezo de la Cruz son las que se dejan para cuando el completo de las defensas de Cartagena haya de tener lugar. Aun cuando el calificativo de fuertes basta para considerarlas excluidas de las baterias marcadas; teniendo el primero por objeto principal la defensa de la Ensenada de Escombreras y el segundo el flanqueo de la muralla de mar y el batir la parte interior del puerto al que muy dificilmente debe llegar el enemigo; sin duda ninguna debieron mirarse como menos preferentes. Se han comprendido sin embargo entre los demas fuertes para hacer la eleccion prevenida.

Baterias propuestas de nuevo

Ademas de las baterias del anteproyecto se propone ahora otra emprendida como provisional y designada con el nombre de 47’’’ complementaria para 5 piezas que se consideró conveniente para batir las calas Algamecas y las avenidas de la entrada del puerto; y tambien otras complementarias a la de Trincabotijas para obtener fuegos más bajos.

Las mejoras del recinto y fuertes estan incluidas en el 1er grado de fuerza

Tienen proyecto definitivo y estan comprendidas en el primer grado de fuerza todas cuantas modificaciones se propusieren en el cuerpo de plaza; los aumentos de espesor y altura de los baluartes numeros 18, 20 y 21; los ensanches de los nº 1 y 4; las obras indicadas para todo lo restantes del recinto con los cuerpos de guardia, repuestos y algibes propuestos. Tambien se incluyen el glasis y camino cubierto con las habilitaciones de los caballeros Despeñaperros, San Diego y Montesacro.

Las mejoras o reparaciones que reclamaban los castillo de Moros, Atalaya y Galeras y sus comunicaciones se consideran asimismo como preferentes y se ponen con tal caracter en los presupuestos detallados.

Preferencia de las mejoras designadas

Indudablemente las obras mencionadas son de las más urgentes; el puerto del todo indefenso hasta el dia es indispensable que presente varias y distintas baterias acasamatadas y a barbeta que impidan que los buques se acerquen para bombardear e incendiar el Arsenal y teniedo presente lo fuerte de las escuadras de que disponen naciones que pueden llegar a ser enemigas; las grandes ventajas que las suministra el vapor y los adelantos crecientes de la artilleria en alcances y eficacia, no han debido excluirse ninguan de las baterias del anteproyecto para el primer grado de fuerza de que tratamos. Por lo demas las mejoras del recinto y castillos exteriores existentes, las exije la defensa terrestre y el dar lugar para que se construya la linea envolvente de fuertes destacados propuestos.

Consideraciones para la eleccion de tres fuertes

Vamos ahora a exponer las consideracinones que nos han guiado para designar los tres de estos fuertes que primeramente hayan de establecerse.

Eleccion de San Julián

Del analisis que hemos hecho de la fuerza que esta plaza presenta en su estado actual, y de la que ha de obtener cuando el completo de las obras se realicen; siempre ha resultado que al punto llave de la posicion es San Julián y si este fuese un juicio que sólo contara con nuestro humilde apoyo, lo emitiriamos titubeando, pero reuniendo en su favor cuantos hemos visto que se han emitido, parece que no debe caber duda. El fuerte pues de San Julián no puede menos de comprenderse en el primer grado de fuerza. Él servira grandemente de centro de defensa para las baterias al mar establecidas en su falda y al mismo tiempo para asegurar el frente vulnerable del E.

Pensamiento que se ha llevado para designar los otros dos

Determinado este fuerte, dos ideas se nos ofrecian; una empezar por este lado la circunvalacion de la plaza, proponiendo el nº 60 y el 61 con lo cual asegurado Moros y todo el frente E.; la parte atacada sería entonces desde el baluarte nº 24 por el N. extendiendose siempre sobre el terreno del Almajar que podia inundarse. Estaban desequilibrados los fuertes de la plaza pero el principal defecto que se nos ofrecia, era el quedar por completo abierto al bombardeo desde desde [sic] la considerable extension que media entre la falda de Atalaya al camino de las Herrerías. Desechamos pues este pensamiento y nos afirmamos en la idea de arreglar en lo posible a la plaza con los dos fuertes restantes del primer grado de fuerza, las mismas ventajas que su complemento le han de dar, a saber:

Imposibilitar el bombardeo inmediato, favorecer la formacion de un campo atrincherado, y obligar al enemigo a tomar los fuertes destacados antes de empezar el ataque del recinto.

Designacion de los Molinos y torre nº 62

Creemos se obtienen estas condiciones con el establecimiento del fuerte de los Molinos y de la torre nº 62. 

Su influencia sirviendo de apoyo a obras provisionales

No los consideramos del todo aislados; ninguna dificultad encontramos en ocupar con obras de campaña la posicion nº 63 y la nº 61 con algunas obras baterias intermedias, asi como el barrio de San Antonio Abad y la falda de Atalaya en el nº 59, y se obtendria un buen campo atrincherado asegurado por los flancos con obras permanentes. El ataque no tendria que soportar tanta resistencia pero no podria seguirse por la parte del llano o del N. sin tomar a los Molinos; ni por el N.E. o baluarte nº 24 más probable, sin ocupar la torre nº 62. Esta ademas sobre el camino de las Herrerías que conduce a Pormán tendria gran influencia en el ataque del E.

Su influencia por sí solos

Aun cuando estos fuertes por cualesquiera circunstancias quedasen aislados y no hubiersen de servir para apoyar los extremos de un gran atrincheramiento exterior; podrian sin duda ninguna alejar el momento del bombardeo. Una de las ventajas que dijimos tenía la colocacion del fuerte de los Molinos era la de privar al enemigo de un buen emplazamiento para bateria de morteros, y teniendo que alejarse no podia ser eficaz o habria de estar bajo el alcance no sólo de uno de los fuertes exteriores dichos, sino de los de Atalaya. Por fin estando cada uno de por sí dispuestos para resistir un ataque industrial, y ofreciendo mucha resistencia aun estando aislados, retardarian considerablemente en su marcha al enemigo en todos los ataques que pudiese elegir, obligandole a tornarlos y quedando de este modo equilibrada en lo posible la fuerza de la plaza; al menos, asi lo comprendemos y aunque es claro que se echan muy de menos los demas fuertes que han de servir de complemento a su fortificacion, la encontramos en menor escala con las mismas condiciones que ha de adquirir.

Esta es nuestra pobre opinion que sometemos a la ilustrada de la superioridad.

Guarnicion del 1er grado de fuerza

Segun lo dicho la guarnicion para el primer grado de fuerza puede ser casi la misma que para el proyecto completo del cual sólo se postergan tres torres y tres fuertes destacados de corta extension y algunas baterias que para su sosten apenas necesitarian 1.000 hombres.

Edificios

Teniendo presente que la guarnicion de 10.000 a 12.000 asignada por los señores Lallave y Azpiroz era como un maximo; que contando la plaza con más que suficiente acuartelamiento para el tiempo de paz y observacion o para 6.000 hombres en sus cuarteles, fuertes exteriores y en las baterias y edificios defensivos que han de construirse, los referidos señores manidestaban que no era urgente la construccion de los alojamientos a prueba proyectados; y ademas que pueden y deben utilizarse en caso necesario los numerosos y extensos edificios del Arsenal de Marina; no se propone para el primer grado de fuerza ningun nuevo edificio para la guarnicion. Tambien pueden destinarse para alojamientos a prueba las bovedas del castillo de la Concepción reparadas.

Tampoco se considera apremiante la construccion del almacen de polvora de 3.000 qqs que se proyecta en la falda de Galeras hacia la costa. Si el ataque es por mar, sirve el de la Guía, capaz de 14.000 qqs, aunque algo lejano y el de San José, que cerca de Santa Lucía y cubierto por San Julián no es facil quede interceptado. Aunque el ataque sea por tierra, este último esta muy bien situado contandose ademas con los parciales de los fuertes, y los repuestos de las baterias y en caso preciso con el de la Marina.

Maestranza de Artilleria

Un incendio ocurrido en el año proximo pasado destruyó por completo la cubierta del magnifico edificio la Maestranza de Artilleria para cuyo servicio se necesita indispensablemente su pronta reparacion; y habiendose ordenado que se rehabilite con cargo al credito extraordinario. Se comprende entre los que han de constituir el primer grado de fuerza.

[Al margen: Hoja nº 18.] Las armaduras de madera de la techumbre asi como las canales y todas las puertas y ventanas del primer piso se consumieron por completo deteriorando considerablemente las cuatro escaleras por las que se comunicaba con el bajo, el pavimento, encarriolados, los pilares y todos los revoques interiores de los muros dejando la parte exterior, que es de ladrillo y sillarejos, ahumada y ennegrecida alrededor de los vanos. Este edificio en su planta es rectangular de 300 pies por cerca de 600 en la parte destechada. El piso bajo se compone de dos filas de bovedas por arista de medio ladrillo de 22 pies de centro a centro con pilares de 8 pies de altura y 3 pies en cuadro de espesor sin contar con el de las paredes. El primer piso esta dividido en dos partes iguales en toda su longitud por haberse elevado los pilares cnetrales inferiores y enlazandose con arcos de medio punto trasdosados de nivel a la altura de los muros de fachada; asi se proprcionaba apoyo a los tirantes de las armaduras y a la cumbrera y a los pares en pilaretes de ladrillo levantados en cada 22 pies.

No pudiendo cubrirle por insuficiencia de pilares, con bovedas a prueba como hubiera sido de desear, se propone levantar en el primer piso bovedas identicas a las del bajo obteniendo asi una cubierta incombustible evitando el empleo de maderas cuyo coste no resultaria muy diferente.

Habra que construir 136 bovedas por arista de medio ladrillo y 19 pies de luz encabezadas por arcos de medio punto de ladrillo entero; teniendo que levantar 68 pilares inferiores desde 2 ½ pies bajo el piso hasta que resultase 8 pies para los arranques reparando los restantes que ya existen. Sobre encarriolados se asentara el tejado dejandole con la inclinacion de 6/27. En atencion a la gran magnitud del edificio y lo urgente que es techarlo para que no se deterioren las bovedas inferiores, se supone que ha de empezarse la obra por todos los angulos y tambien por el centro de los lados mayores construyendo dos en cada parte que vengan a encontrarse necesitandose 48 cimbras lo menos. Ultimamente como aún asi la obra sería de gran duracion aunque hubiese fondos disponibles y operarios suficientes, se considera indispensable ante todo poner sobre el pavimento un tejado vano sostenido por encarriolados con el más pequeño desnivel que admita que sera de 1/11 y abriendo desagües en los pretiles de las ventanas al interior y al exterior; tambien deben cubrirse con tejas rejuntadas el inferior de paredes que estan a la interperie; concluidas las bovedas y sucesivamente habria que destruir este tejado porvisional, tapar los desagües y los ladrillos y tejas se aprovecharian en el permanente.

La hoja citada da una idea del edificio de la cubierta provisional en construccion y de la permanente que se ha de ejecutar.

No concluiremos esta parte correspondiente a los edificios a cargo del material de ingenieros sin manifestar que el cuerpo sólo cuenta en esta plaza para sus almacenes y parque con unas pequeñas bovedas insuficientes aún para las obras del presupuesto ordinario que sólo atiende a reparaciones. Hoy tiene ocupadas varias salas del extenso Hospital Militar y la esperanza de que esta ocupacion autorizada de Real Orden se prolongara cuanto sea necesaria y conveniente para servicio, retrae tan sólo al que suscribe, deseoso de evitar el distraer fondos de la principal atencion de la defensa, el proponer un edificio especial para parque y talleres de Ingenieros que en otro caso sería de primera urgencia pues sin él no podria atenderse a ninguna obra de consideracion.

En una plaza tambien de la importancia de esta pareceria conveniente que para el señor gobernador se dstinase un edificio bien situado que en último caso pudiese concurrir con Despeñaperros el cuartel de Antigones y el Hospital Militar al último atrincherameinto; no se propone tampoco pues su necesidad parece que debe ser previamente reconocida por la superioridad.

Ultimamente incluimos en el primer grado de fuerza la enumerada y prolija reparacion de todas las defensas y edificios que si no se atiende con cargo al presupuesto extraordinario no es de presumir pueda hacerse nunca con lo que se detalla anualmente¸este sería despues muy suficiente para acudir al entretenimiento corriente. La indole de tales obras y el estar muchas de ellas incluidas en el presupuesto ordinario, nos han decidido a designar alzadamente y por mitad a fortificaciones y edificios la misma cantidad que en los anteproyectos se designó y parece suficiente.

Armamento

Pequeña modificacion reclama para el primer grado de fuerza el numero de piezas señalado anteriormente como necesario para el artilleramiento; mucho más atendiendo que fue un calculo aproximado y que en los proyectos definitivos presentados se han aumentado algunas.

La clase y calibre de piezas para las baterias de costa debe ser generalmente como se ha dicho, obuses y piezas de gran alcance entre las cuales deben preferirse las rayadas.

En el lugar correspondiente expusimos los motivos por los cuales no se han adoptado las explanadas giratorias en todas las barbetas cuyo arilleramiento hubo que fijar de acuerdo con la Comandancia de Artilleria de esta Plaza. Por iguales causas consideramos que las barbetas superiores de las casamatas podran tambien convertirse en cañoneras con explanadas ordinarias en todas las baterias que de acuerdo con el referido cuerpo de artilleria se creia más conveniente; por lo cual no se aplica en los dibujos a ninguna de las baterias ni se menciona en los presupuestos y es modificacion que influira muy poco o nada en el coste total.

Para el servicio de cada pieza hemos supuesto suficientes 5 hombres; en las baterias con casamatas que generalmente proponemos de 25 pies de longitud y 16 de anchura podran alojarse comodamente y aún 2 ó 3 hombres más.

En estas baterias se han puesto ademas cuerpos de guardia de vigilancia y un cuarto donde puedan estar reunidos en paz bajo la custodia de un plantón de artilleria los efectos para el servicio de las piezas que esten montadas.

Para las baterias a barbeta se supone reconcentrada de noche en los puntos más convenientes su dotacion de hombres; excepto los que quedan en los cuerpos de guardia o bien en los almacenes para cureñage que una vez armadas las baterias serviran de alojamientos.

Ha servido de tipo para los repuestos el de que haya 50 tiros ó 5 qqs lo menos para cada pieza prescindiendo de los depositos generales de la posicion.

Dijimos que en los anteproyectos se dotaban a casi todas las baterias de costa con hornillos de bala roja. Aun cuando las experiencias y el metodo y circunstancias del ataque maritimos no haga en el dia mirar este medio con la predileccion que antes; sin excluirlos de los proyectos definitivos no los hemos indicado en los planos ni en los presupuestos de cada bateria en atencion a que pudiendo ser portatiles de hierro o construirse prontamente cuando se tenía una agresion, basta tener algunos de aquellos en el almacen de Ingenieros con los demas efectos de que debe estar surtido.

Y considerando necesario que el almacen tenga efectos que deben irse construyendo y conservando para un caso dado, pues no de otro modo podria acudirse a armar la plaza, hemos indicado en el presupuestos del primer grado de fuerza en vista de todo lo manifestado y de las necesidades defensivas a que en tal momento ha de atenderse una cantidad alzada no suficiente para el completo sino para lo que sea más preciso preparar. Entre estso se suponen los hornillos para bala roja, las compuertas para efectuar la inundacion del frente del Almajar, repuesto de puentes, rastrillos, barreras, escaleras portatiles, etc., blocaos, portas, etc., y alguna madera para baterias blindadas, blindajes, encofrados, estacadas, etc., etc. [sic] y ultimamente una bomba de incendios.

Las dimensiones que hemos indicado de las casamatas, hemos creido tambien que sean los más aproposito para no hacerlas demasiado costosas atendiendo a que muchos de los emplazamientos se abren en roca. Siendo de medio punto y teniendo de 7 a8 pies de arranque resultaran despejadas. Sólo se suponen dos órdenes de fuegos, bien acasamatados o bien barbeta sobre casamatas no sólo por la estabilidad sino por considerar preferible construir más baterias a reconcentrar muchas piezas en un punto.

Las casamatas propuestas no pueden ser molestadas por el humo ni necesitan respiraderos al exterior; tendran las inferiores una puerta y dos pequeñas ventanas en el muro del reves y las superiores dos de las últimas algo mayores.

Los pasos entre las bovedas a 15 pies del muro de frente dejan suficiente amplitud para el servicio de la pieza. La anchura de estos pasos en las superiores debera ser al menos de 5 ½ a 6 pies para que permitan el transito de las piezas para el artilleramiento; sin einconveniente en los inferiores, que tengan puerta podra disminuirse hasta 5 pies ganando espacio, pisos cada casamata podra artillarse aisladamente.

Las escaleras de caracol que comunican a la plataforma ó 2º orden de bovedas sólo se destinan para el uso de los hombres descargados. Para artilar y tambien para subir constantemente objeto de paso o de volumen que por las escaleras no puedan servirse hay que habilitar espacios para guindar. Estos en las de 2º orden podran quedar a cubierto dejando claros en algunas bovedas inferiores de 5 por 6 pies cubiertos con trampas de madera al nivel del piso y en la boveda superior se sugeta un fuerte gancho que venga al centro del claro. Para guindar a las barbetas se supone que el muro aspilleado que cubre su reves se eleva y fortalece lo suficiente para asegurar el gancho en el dintel de un vano que se deja desde el nivel del terraplen.

Observaciones sobre los presupuestos

Las cantidades alzadas asignadas en los anteproyectos a cada una de las obras, no han podido servir de término de comparacion para formar los que se presentan. Para fijar el precio de cada unidad de obra, ha debido atenderse al coste de las empezadas ya, y a las dificultades que se presentan envueltas en alguna ventaja a causa de las localidades y naturaleza del terreno. Explayadas ya en la memoria sobre la defensa provisional e indicadas tambien en ésta, no haremos ahora sino resumir refiriendonos a lo expuesto.

En las baterias del puerto el terreno todo es de roca dura caliza. Los transportes han de ser por mar tanto para operarios como para los materiales; su elevacion y situacion no admite el uso de carros ni en muchas tampoco el de aparejos de ninguna especie; en otras tambien su corto y estrecho emplazamiento ha de embarazar notablemente el trabajo como sucede muy especialmente en la parte baja de Podaderas. Las obras de San Julián tendran su mayor grado algunos de estos inconvenientes. Las del fuerte de los Molinos y torre nº 62 se facilitaran por el empleo de los carros y comunicacion por tierra.

Los cimientos en dichos puntos no ofrecen dificultad aunque los desniveles obligan a grandes muros de escarpa y de contencion a la estrechez del local a grandes desmontes.

Estos seran costosos por sí mismos pues han de ser en roca a fuerza de barrenos; pero vienen a suministrar al pie de la obra la piedra necesaria para las mamposterias y proporcionan buenos sillarejos. De modo que hemos creido no deben valorar estos desmontes sino cuando son excesivos o han de emplearse en rellenos; asingandoles un precio en que esta calculada su utilidad.

Forma excepcion de lo dicho la cimentacion de los ensanches de los baluartes nº 1 y 4 y de la contraescarpa del recinto que presenta más dificultades y resultara muy costosa.

Los emplazamientos de roca no dan generalemnte sillares de hechos suficientes y simepre son de dificil labra. Asi pues se propuso y adoptó traerlos de Alicante, mas no en todas partes se emplearan por la imposivilidad de subirlos al emplazamiento segun hemos dicho. Aprovechara tambien en estas obras la piedra franca procedente del derribo de las murallas de dicha plaza y ella se aplica donde es posible a las impostas de las bovedas, a los zocalos y angulos de los edificios asi como a las fachadas de los repuestos, etc.

Aprobose por la superioridad el construir los muros de mascara con paramento exterior de sillares; el inteiror de sillarejos asi como el de los pilares. Se ha adoptado para aquellos sillares de 2 pies de lado, 2 ½ asiento y 4 de longitud y se supone ha de colocarse en todas las hiladas dos a soga y uno a tizon de 2 pies escuadra y 6 de largo abrazando todo el espesor del muro. Damos por sentado que para las últimas hiladas [tachado: (han de admitir)] han de admitirse sogas de 1 ½ pies de alto y 2 ancho; pero no hemos creido deber tener en cuenta esta diferensia [sic] por el mayor coste de colocarlos.

Esta construccion como no puede menos resulta cara y en algunas baterias hemos creido deber proponer que se disminuya la silleria, dejando bien desde los arranques de las bovedas inferiores, o bien desde el zocalo general el paramento de sillarejos.

Las bovedas se hacen de ladrillo por necesidad pues la piedra que suministre los desmontes no es aproposito; los sobreespesores de mamposteria ordinaria y finalmente se les dara una buena capa de hormigon curado a paleta dejandolas en forma de caballete, al cargarlas de tierra se tomaran las precauciones necesarias. Esta tierra sera costosa en todas partes, y sin embargo se supone una capa de 6 pies pues asi se encuentra recomendado y admitido en los anteproyectos. De emplear alguna y dar este origen de humedad y peso a las bovedas, bien conocemos que ha de ser de suficiente espesor para que los proyectiles huecos no perjudiquen los trasdoses. Estos sin embargo podian quedar al descubierto aumentando algo su espesor y el inconveniente del rebote del proyectil sería compensado con el perjuicio causado por la especie de hornillo de mina que bajo la tierra forma aquél, saliendo las baterias más economicas no sólo por el coste de la tierra en sí, sino por la mayor elevacion que se evitaria de dar al muro de mascara en las que tienen barbeta superior.

Las cañoneras al exterior se haran con sillares labrados; pero sus bovedas e interiormente se supone de ladrillo; no ha parecido necesario detenerse en presupuestar su coste que se cree que asi como el de los pasos y vanos resultara del ahorro de materiales que porporcionan sus huecos. Los sardinales, los revestimientos vistos, los muros de cierre; las jambas, arcos de puestas y ventanas asi ocmo las cadenas de los muros de mamposteria de los edificios etc., se hacen tambien de ladrillo.

La variacion que pudiera recaer en el empleo de materiales, originara la consiguiente en el presupuesto de las obras. Por lo demas en los que se presentan se explican estos y tambien las dimensiones, sirviendo de complemento no sólo a los planos a que se refieren sino a cuando en esta memoria se ha podido dejar de expresar.

De ellos resulta que el total importe de las obras incluidas en le primer grado de fuerza es el de 29.952.500 reales subdivididas en 25.247.000 reales para el articulo primero y 4.705.500 reales para el segundo. En éste hemos creido deber incluir toda la parte correspondiente a edificios de los fuertes y baterias.

Presentamos tambien una relacion que manifiesta el orden de preferencia en que creemos deben ejecutarse.

El presupuesto alzado de las obras que han de completar las mejoras de esta plaza de Cartagena asciende a 19.300.000 reales de lo cual 7.600.000 reales pertenece al articulo primero y 11.700.000 reales al segundo. En el avalúo de estas obras se ha tenido en cuenta el precio a que resultan las analogas pero podra encontrarse gran diferencia segun los materiales que se empleen aun prescindiendo de las demas variaciones que el tiempo ha de traer consigo.

Los detalles de los planos de los proyectos definitivos no han podido ser mayores ni más estensos los trabajos

Muy oportuno considerabamos el que a los proyectos definitivos de cualquiera obra acompañasen planos y perfiles tan minuciosos y suficientes que ninguno de los detalles de defensa o de construccion dejase de estar espresado y previsto. Ademas son respecto a las obras de mucha importancia no basta siempre tener plano y perfiles acotados, calcular el desmonte y terraplen y el computo aproximado para el asiento, se necesita hacer un examen comparativo de varias situacioens entre las que llenasen las miras defensivas, para haber escojido la que resultase más economica. Pero cuanto se manifiesta requeria más tiempo y detenimiento que los que se han podido dedicar. Aunque los muy cortos conocimientos del que ha tenido la honra inmerecida de dirijir los estudios y el deber de presentar dichos proyectos, no ofreciesen nueva probabilidad de que saliesen bien de sus manos; sin embargo podiesen ser el fruto de cuanto alcanzaba, asi como ahora no lo es sino de cuanto ha podido hacer para llenar los deseos de la superioridad. En efecto cuando tantas baterias y fuertes han llamado la atencion no sólo para hacer los proyectos definitivos sino para la no menos interesante de dirigir y vigilar la construccion, la escasez de oficiales del cuerpo; la temporada de los meses de cólera en que las enfermedades, detenian los esfuerzos de los que existian y que despues tuvieron que acudir a tomar parte en la gloriosa guerra de Africa; han tenido privada a esta Comandancia de auxiliares suficientes principalmente en la epoca de reunir, armonizar y completar los poryectos y estudios y de consignarlos en los dibujos. Aun para la parte material ha habido escasez de delineantes pues muchos de los empleados sólo han podido prestarse en los ratos que sus otros compromisos se lo permitian. De manera que apesaar de la continua asiduidad del comandante del cuerpo don Juan Bautista de Azpiroz encargado del detalle; y de los trabajos debidos a su celo e inteligencia y a los de los señores oficiales que estuvieron a sus órdenes, el que suscribe se ha visto en la necesidad de rebasar el plazo fijado para la presentacion que debio ser a fines del año proximo pasado.

No se ha podido pues dar más extension a los trabajos y cuanto ha espuesto espera que le sirva en parte tambien para disculpar los muchos defectos de los que presenta.

Por esta razon hemos indicado al hablar de algunos puntos de coste e importancia la necesidad de más prolijos estudios. Confiamos en que cuando se deban de establecer dichas obras haya en esta plaza un Ingeniero inteligente que podra antes de conprenderlas, estudiarlas bajo todas sus faces y aspectos.

Cartagena, 24 de febrero, 1860.

El coronel comandante ingenieros: Salvador Medina [rúbrica].

 

ISSN 1696-974X © ArqueoMurcia 2003
CARM. Consejería de Educación y Cultura. Dirección General de Cultura. Servicio de Patrimonio Histórico

diseño: arqueoweb

Related Links

Partner Links